Última llamada para las obras de la piscina de San José

Vista aérea de la piscina de San José.

El concejal de Deportes apura sus opciones para evitar el ridículo de tener cerrada la piscina y dejar a los vecinos sin ella todo el verano para no haber empezado la obra.

La posibilidad de que la piscina de San José esté cerrada todo el verano sin que haya entrado una sola excavadora sigue tomando cuerpo. De hecho, el equipo de Gobierno, en la persona del concejal de Deportes, va a intentar por todos los medios salvar el ridículo que supondría haber cerrado la piscina todo el verano para no hacer la obra, en vez de dejarlo para septiembre y no privar a los vecinos del recinto.

 

Las oportunidades para evitar esta situación, con todo, se reducen día a día. La empresa concesionaria de las piscinas se va a ocupar de la obra, con lo que no hay proceso para licitar el contrato, pero no podrá empezar hasta que pase por comisión de contratación la modificación del contrato que debe ser refrendada en el pleno. En el orden del día de la sesión de este martes, 24 de mayo, no hay rastro de la cuestión. Sin embargo, el concejal de Deportes, Enrique Sánchez-Guijo, podría apurar sus opciones presentando el asunto por urgencia o, en última instancia, con la convocatoria de una comisión extraordinaria de la comisión de contratación para llevar el asunto por urgencia al pleno de este viernes, 27 de julio.

 

Si no lo consigue, las obras no podrán empezar hasta entrado el mes de septiembre porque el del viernes es el último pleno hasta después de agosto. Y si no pueden empezar hasta septiembre, el concejal habrá tenido a los vecinos de San José sin piscina por culpa de una obra que no habrá empezado: lo lógico hubiera sido esperar a la finalización de la temporada de verano como le pidió el PSOE. El concejal está intenando por todos los medios resolver una situación creada por el empeño de cerrar, cuando el proyecto fue presentado a pocos días del inicio de la temporada de verano, el día 5 de junio, y con muchos flecos sueltos.

 

La obra para transformar la piscina olímpica de San José ha dejado a los vecinos del barrio trastormesino sin un lugar donde refrescarse este verano. El motivo ya es conocido: el alcalde Fernández Mañueco ha decidido cumplir a destiempo una promesa de 2011, la de transformar la piscina de San José en climatizada. La decisión, tomada semanas antes del inicio de la temporada estival de la piscina, se apoyaba en la necesidad de cerrar para poder ejecutar la obra. Sin embargo, cuando se han consumido casi dos meses de la temporada la piscina está cerrada, pero las obras no han empezado.

 

Sánchez-Guijo ha intentado escudarse en el mal estado de la piscina que, dice, tenía que cerrar igual para hacer las catas de terreno y porque tenía desperfectos. Catas que no hubieran impedido abrir el recinto, que si tenía deficiencias podían haberse solventado con normalidad como todos los veranos antes de abrir. De hecho, los 500.000 euros de las reformas previstas se incorporan ahora a la obra para convertirla en cubierta.

 

 

¿Y si son dos veranos?

 

El retraso en el inicio de la obra también afecta a la apertura del próximo verano. La obra tiene un plazo previsto de doce meses de ejecución. Sobre el papel, y contando con agotar el plazo como es habitual en las obras municipales, cada semana que pasa acerca más la posibilidad de que no sea un verano, sino dos, los que esté cerrada la piscina. El concejal de Deportes, Enrique Sánchez-Guijo, no ha sido capaz de despejar la duda"Uno de los dos veranos tendrá que permanecer cerrada, va a ser este, es nuestra intención", asegura. Y mientras la obra siga retrasándose, existe la posibilidad de que sean dos.

Noticias relacionadas