UGT, CCOO y CSIF se manifestarán en Salamanca el 21 de marzo y el 3 de abril

Los sindicatos convocan a los empleados de la Junta de Castilla y León a movilizarse para reclamar las 35 horas, más empleo y salarios.

Los sindicatos CCOO, UGT y CSIF han convocado movilizaciones entre los empleados de la Junta de Castilla y León con el fin de reclamar al Gobierno central la vuelta a las 35 horas de jornada, más empleo y la recuperación salarial.

 

Las tres centrales sindicales firmaron el Acuerdo Marco de Modernización de la Función Pública con la Junta de Castilla y León en octubre de 2015 y en el mismo se contemplaba la jornada de 35 horas, por ello reclaman al Ejecutivo central, competente en la materia, que haga las reformas que sean necesarias para poder cumplir este acuerdo.

 

Los sindicatos han señalado que la implantación de esta jornada supondría la creación de unos 4.000 empleos públicos y un coste --incluidos estos puestos-- de unos 20 millones de euros.

 

Así lo ha explicado el coordinador del Área Pública de CCOO en Castilla y León, Carlos Julio López, quien ha ofrecido una rueda de prensa junto a los secretarios de Acción Sindical de CSIF y UGT, Raquel Fernández y Tomás Pérez, respectivamente, para anunciar las movilizaciones, que se desarrollarán en marzo y abril.

 

López ha señalado que las reivindicaciones tienen que ver con el empleo, los salarios y las 35 horas, pero mientras no haya presupuestos generales del Estado hay muchas cuestiones que no se han concretado como posibles subidas de sueldo u ofertas públicas de empleo, por ello aprovechan que se negocian las cuentas estatales para hacer sus peticiones.

 

El responsable de CCOO ha señalado que en todo el Estado se han perdido unos 300.000 puestos de trabajo y otros 700.000 son personal interino, es decir, un 30 por ciento de los dos millones que puede haber.

 

CONTRATOS PRECARIOS

 

A esto se suma, según López, que se han empezado a utilizar en la Administración contratos con peores condiciones que contempla la reforma laboral, los de los llamados "trabajadores pobres", es decir, a tiempo parcial o sin una determinación clara de horarios, algo que también se produce en la Junta con los fijos discontinuos que sólo "rellenan" un 30 o 40 por ciento de la jornada laboral con sus contratos.

 

Por ello, ha marcado como objetivos recuperar el número de empleados públicos porque hay algunos servicios que están en una situación "límite" y ha recordado que es una petición que se hace desde hace tiempo para sectores como el sanitario, el educativo y otros como el forestal, por ejemplo. Al mismo tiempo, reclaman acabar con la temporalidad y la precariedad, para lo que Carlos Julio López ha apuntado la necesidad de una oferta pública de empleo extraordinario que permita una mayor estabilidad.

 

En cuanto a las 35 horas, Raquel Fernández ha recordado que la Junta se reunió con el Ministerio, que considera que este asunto no es prioritario, pero para los sindicatos sí lo es y además no se entiende que haya otras comunidades que lo han implantado y otras que no puedan hacerlo, por lo que pide que se reforme lo que sea necesario para permitir que el Gobierno de Castilla y León lo pueda implantar, lo que sería tan fácil como cambiar el límite de jornada con un "hasta 37,5 horas".

 

Fernández ha señalado que esta medida supondría aumentar empleo, ayudaría a rebajar el paro y una oferta pública incluso mayor cuando se convocara.

 

Por lo que se refiere a los salarios, Tomás Pérez ha criticado que se haya "criminalizado" a los trabajadores públicos y ha advertido de que no son unos privilegiados, pero además han perdido un 25 por ciento del poder adquisitivo si se tiene en cuenta la bajada media de un 5 por ciento en 2011, la congelación salarial hasta el momento y otro tipo de rebajas como el incremento de jornada, la supresión de pluses sociales o los cambios en la retribución de las incapacidades temporales.

 

A este respecto, ha señalado que hay empleados públicos que no ganan ni 1.000 euros, que podrían ser unos 4.000 de los 86.000 con los que actualmente cuenta la Junta de Castilla y León.

 

El calendario de movilizaciones comenzará el 21 de marzo con concentraciones en las subdelegaciones del Gobierno de Salamanca, Valladolid y Burgos, el 22 en las de Zamora, Palencia y León y el 24 en Ávila, Segovia y Soria.

 

Además, los días 3, 4 y 5 de abril habrá concentraciones en lugares "emblemáticos" de los sectores Educación, Sanidad y Administración General de la Junta en cada provincia (el día 3 en Valladolid, Salamanca y Burgos; el 4 en Zamora, Palencia y León; y el 5 en Ávila, Segovia y Soria).

 

Finalmente, el día 20 de abril se celebrará una acción de ámbito regional, que será "la traca final", que los sindicatos concretarán más adelante.