UGT acusa al consejero de Sanidad de hacer nombramientos "a dedo" en el Hospital de Salamanca

Aseguran que los nuevos jefes de Unidad reducirán gastos "a costa de un nuevo deterioro de la calidad asistencial a los usuarios".

Desde UGT han emitido una nota de prensa en la que acusan al Consejero de Sanidad de hacer nombramientos "a dedo" en el Complejo Hospitalario de Salamanca.

 

El sindicato apunta que el consejero aseguró que "los nombramientos de los responsables de las Unidades de Gestión Clínica se harían conforme a la normativa y siempre publicados en el BOCYL,  igual que los puestos de trabajo de carácter directivo: Gerentes, Directores Médicos, Subdirectores Médicos, Directores de Gestión  y Directores y subdirectores de Enfermería, además de otros puestos como son Jefes de Servicios, Jefe de Unidad y Supervisoras de planta".

 

"En el Complejo Asistencial de Salamanca aún no están nombrados oficialmente los cargos Directivos  porque después de un año no han sido publicados en el BOCYL", añaden. Por tanto, aseguran que el Consejero "no cumple con dicha normativa, al contrario, todos los nombramientos tanto de Gerente, Directores, Subdirectores, Jefes de Servicio y Supervisoras son a dedo".

 

UGT sospecha que los nombramientos a los que se refiere el Consejero en cuanto a las Unidades de Gestión Clínica "van a seguir esta práctica habitual".

 

"No nos podemos fiar de las declaraciones de la administración, que miente o no dice toda la verdad  de manera sistemática ni de la imparcialidad de los jefes de servicio que estarán nombrados de una manera caprichosa", añaden en nota de prensa.

 

"Los trabajadores pasan a ser peones en manos del Jefe de la Unidad, éste podrá contratar, fijar horarios, sustituciones y repartir incentivos económicos", aseguran. Además van más allá, apuntando que "se verán beneficiados los trabajadores 'amigos' del Director de la Unidad, que en ningún momento elegirá por criterios de cualificación profesional o mejora de la calidad asistencial".

 

UGT asegura, incluso que "para hacer ver su valía, reducirán ostensiblemente las estancias hospitalarias, la petición de pruebas diagnósticas y las derivaciones de primaria a especializada, con el objetivo de reducir costes y repartir incentivos entre los trabajadores 'amigos', ocasionando claros trastornos para los pacientes".

 

Para la UGT este nuevo sistema supone una "reducción de gasto a costa de un nuevo deterioro de la calidad asistencial a los usuarios" y un "reparto de gran parte de esta reducción de costes entre los directivos y sus profesionales afines".