Tudanca, Mañueco y el juego de la silla