Tribuna de Salamanca en un control con la Guardia Civil: tres extranjeros irregulares y otro con hachís en dos horas

La Guardia Civil establece un dispositivo antidrogas en la A-66 (Salamanca), enmarcada en la 'Operación Telos'. Tribuna de Salamanca es testigo de cómo trabajan los agentes a pie de carretera.

La Guardia Civil ha desarrollado en los últimos años el denominado Plan Telos, consistente en el control y vigilancia de las rutas de distribución y tráfico de drogas desde el Norte de África hacia Europa, esencialmente para evitar el tráfico de hachís, y estableciendo controles y puntos de identificación en la provincia de Salamanca.

 

Enrique Miguel Vicente, teniente de la Guardia Civil (Fotos: Arai Santana) 

 

Son las 15.00 horas, nos desplazamos hasta la Comandancia de la Guardia Civil. Allí nos espera el comandante Enrique Miguel Vicente junto a uno de sus agentes. Nos subimos al coche de camino a la A-66, en la Ruta de la Plata, uno de los puntos más conflictivos en lo que a incahutación de drogas se refiere. "Son controles exhaustivos de sustancias estupefacientes, buscamos droga que viene del sur", asegura. 

 

 

Controles aleatorios que se pueden hacer en cualquier momento, "no hay una fecha concreta, pueden ser cualquier día y a cualquier hora, esta operación tiene muy buenos resultados", dice. Dieciséis guardias se encuentran en el punto kilométrico exacto junto a 'Zar', "es un agente más ocupado de registrar los vehículos". La droga más habitual que entra de África a España, "es hachís, pero cualquier otra como marihuana, heroína o anfetamina... se busca y se incahuta".

 

Los Guardias Civiles dan el alto a todo el que pasa por la vía ya cortada. Da igual el vehículo o la apariencia, con solo una pregunta, el agente puede identificar al posible delicuente. Trailer, camiones, furgonetas, coches, motos... "las señales, la forma de pararlo, la experiencia... en definitiva, buscamos todo, droga, armas, explosivos, ciudadanos sin papeles, fugitivos... un rango amplio de control de legislación".  

 

Tras dos horas a camino entre Guijuelo y Salamanca, interceptan un turismo en el que viajan cuatro individuos, tres de ellos sin papeles. Poco después, en una de las furgonetas de la que se bajan tres trabajadores, el olfato de 'Zar', no falla, uno de los ocupantes porta en su mochila hachís que ha sido intervenida por los agentes. 

 

 

Finalmente, muchos otros conductores han colaborado con la Guardia Civil de Salamanca. Piensan que este tipo de medidas son "buenas" para aquellos que "no tenemos nada que esconder". De este modo "se puede salvar la vida de muchas personas que circulamos tranquilamente con nuestras familias o de camino al trabajo". 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: