Tres semanas para la nochevieja universitaria: los trámites que tiene que pasar y quién tiene que decidir
Cyl dots mini

Tres semanas para la nochevieja universitaria: los trámites que tiene que pasar y quién tiene que decidir

Representantes de los hosteleros con parte del equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Salamanca, en una reunión.

El Ayuntamiento tendrá que tramitar la petición de uso de la Plaza Mayor y organizar Policía y limpieza. La organización debe presentar un plan y este jueves se celebra junta de seguridad local. Y si los bares quieren ampliar horario, tendrán que solicitarlo a la Junta que tendrá que autorizarlo, y que además debe decidir el refuerzo de urgencias y Atención Primaria.

La celebración de la denominada nochevieja universitaria ha pasado el que parece el primer obstáculo para su celebración, aunque el alto rechazo que genera entre la población y la evolución al alza de los malos datos de la pandemia auguran que no será la última vez que, hasta que dentro de tres semanas se celebre, se cuestione la idoneidad de la convocatoria. 

 

La Asociación de Empresarios de Hostelería, que es quien organiza el acto oficial, ha decidido seguir adelante con el plan a pesar de que Salamanca ya está en nivel alto de riesgo y el número de enfermos ingresados en el Hospital con Covid sigue subiendo. Los datos epidemiológicos empiezan a estar bastante en contra y pueden complicar los trámites que todavía le quedan. Porque hay que tomar muchas decisiones hasta poder confirmar que se celebra.

 

De momento, este jueves se celebra la primera junta de seguridad local con el asunto sobre la mesa. Este órgano reúne a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado y la Policía Local y a los responsables políticos del evento. Porque hay que recordar que el acto oficial se va a celebrar en la Plaza Mayor de Salamanca y dado que se prevé una alta afluencia, es necesario controlarlo, algo que por otra parte se ha hecho siempre. Importante es que la organización del evento tiene que presentar el denominado plan de autoprotección con las medidas para garantizar la seguridad del evento.

 

La celebración del acto 'oficial' requiere de un punto importante, que es la peticion de uso de la  Plaza Mayor de Salamanca. Es un trámite, pero hay que hacerlo porque, además, hay que autorizarlo, cosa que tendrá que hacer el Ayuntamiento de Salamanca. La ordenanza municipal de uso de la plaza contempla este evento como uno de los prioritarios, pero hay que cumplir con el trámite. La solicitud debe llegar de la asociación de Hostelería, que es la dueña de la marca 'Fin de Año Universitario', la denominación con la que se celebra la fiesta desde hace un tiempo: el nombre 'Nochevieja Universitaria' tiene un propietario ajeno.

 

Una vez ocurra esto, hay que organizar el despliegue de Policía Local y de servicios de limpieza que, por experiencia, deberá ser amplio para asegurar que todo transcurre dentro de un orden y que la Plaza Mayor vuelve a estar limpia.

 

La celebración de la denominada nochevieja universitaria incluye eventos asociados, no vinculados con las campanadas de la Plaza Mayor, pero que están directamente relacionados. Se trata de la macrofiesta en el Multiusos y las rutas de copas organizadas, tres 'nocheviejas' en una para las que se han vendido localidades.

 

Esta actividad en locales de hostelería implica también a la Junta de Castilla y León. La administración regional no tiene responsabilidad directa en el evento, pero sí en una de sus derivadas: el ocio nocturno. De cara a la fecha concreta, es habitual que la hostelería solicite ampliación excepcional de horarios. Todavía no se ha producido la petición, pero si llega hay que analizarla y autorizar (o no): suele limitarse a conceder una ampliación en términos razonables, unas dos horas más sobre el horario habitual de un jueves.

 

Otra cuestión implica a la Junta, en este caso, a los servicios sanitarios. Para esta fecha se suele reforzar el servicio de urgencias y la Atención Primaria por el previsible aumento de incidentes de todo tipo, desde lesiones y caídas a comas etílicos. Si hay fiesta, habrá que tomar la decisión correspondiente.