Tres muertos en la selección de Togo por un atentado

 
EFE

El entrenador asistente de la selección de Togo, Abalo Amelete, y el jefe de prensa del equipo nacional, Stan Ocloo, además del conductor del autobús, murieron ayer como consecuencia de las heridas sufridas ayer durante el ataque que guerrilleros angoleños lanzaron contra el autobús de la delegación togolesa. Ambos fallecieron la pasada madrugada a causa de heridas de bala en el estómago, obra de la guerrilla separatista del Frente para la Liberación del Enclave de Cabinda, que se responsabilizó de la acción. La delegación del Gobierno de Togo llegó el sábado a Cabinda para evaluar la situación y se reunió con los jugadores del equipo nacional de Togo, los funcionarios de la Confederación Africana de Fútbol y las autoridades angoleñas.

La selección de Togo ha decidido que no participará en la Copa de África que comienza hoy en Angola y aunque otros equipos nacionales están sopesando la situación de momento no se ha anunciado que pueda peligrar el torneo. El autobús que transportaba a los jugadores de la selección nacional de Togo sufrió el ataque el viernes en el enclave de Cabinda, Angola, cuando habían cruzado la frontera de Pointe Noire, en el Congo. El vehículo, escoltado por la policía, fue objeto de disparos, según varias fuentes que informan de que los jugadores y miembros del personal técnico resultaron heridos en el ataque.
“Justo diez kilómetros después de la frontera había un intenso fuego de los rebeldes”, dijo a la prensa Winny Dogbatsé, presidente de una comisión especial creada por el Gobierno de Togo para movilizar fondos para la participación del equipo nacional en la Copa de África. Aunque oficialmente no existe guerra en la región desde 2006, ataques esporádicos por parte de los guerrilleros se han seguido produciendo desde entonces y una facción había advertido de que aumentaría su actividad con motivo de la disputa de la Copa de África. Kadja, portero de la selección togolesa, sufre una lesión neurológica y los doctores han creído oportuno trasladarle a Sudáfrica para tratarle e intervenir.