Tres jóvenes, detenidos en un local de la calle Almansa tras agredir a un hombre para robarle dinero
Cyl dots mini

Tres jóvenes, detenidos en un local de la calle Almansa tras agredir a un hombre para robarle dinero

Los jóvenes fueron interceptados por la Policía en un local alquilado como espacio de ocio, pero en un primer momento se negaron a abrirle al puerta a los agentes.

Agentes de la Policía Nacional han detenido a dos varones de 26 y 28 años y a una mujer de 24, en un local alquilado por jóvenes como espacio de ocio donde se habían refugiado tras agredir a la víctima para robarle, como presuntos autores de un delito de robo con violencia y desobediencia a agentes de la autoridad.

 

Requerimiento ciudadano

 

Los agentes acudieron a la calle Almansa respondiendo a requerimiento a varios testigos que habían presenciado como tres jóvenes, dos varones y una mujer, habían increpado a un ciudadano al que intentaban “atracar”, habiendo llegado uno de los varones a golpearle y huyendo posteriormente del lugar.

 

A su llegada constataron que la víctima ya no se encontraba en el lugar, recogiendo diferentes manifestaciones de testigos, que posteriormente fueron confirmadas por la víctima tras localizarla, refiriendo que cuando caminaba por la calle Almansa se había cruzado con tres jóvenes, dos chicos y una chica, que le habían exigido la entrega de todo lo que llevara, negándose y enfrentándose a ellos, recibiendo un puñetazo en un ojo por uno de los varones, pero logrando que huyeran del lugar.

 

Algunos de los testigos confirmaron que los jóvenes se habían introducido en un local que es utilizado como lugar de ocio, donde se reúnen para beber, fumar y poner música.

 

Negociación y detención

 

Los agentes desplazados requirieron a los jóvenes encerrados para que abrieran la puerta del local, advirtiéndoles del motivo y de que podían incurrir en desobediencia a agentes de la autoridad si no atendían el requerimiento. La respuesta fue negativa, continuando en el interior charlando y escuchando música.

 

Durante la espera, otros agentes localizaron a la víctima, confirmaron la denuncia, requirieron su asistencia médica y realizaron gestiones para identificar a los dueños o propietarios del local, logrando contactar con una persona que tenía llave, facilitándoles el acceso, encontrando en el interior a los tres presuntos autores de los hechos, quienes se opusieron a la detención, profiriendo uno de ellos amenazas de muerte hacia la víctima.

 

Los detenidos, con las diligencias tramitadas, han sido puestos a disposición judicial.