Cyl dots mini

Tres expulsados, un penalti pitado y uno no, un gol fantasma y la intervención de la Guardia Civil, así ha sido el partido del Salamanca

Enfrentamiento entre Las Rozas y el Salamanca tras la  expulsión de Monárrez

El Salamanca CF no consiguió pasar a la siguiente ronda de la Copa RFEF tras caer eliminado frente a Las Rozas por tres goles a uno en un partido que tuvo de todo. 

El Salamanca disputaba su primer partido oficial de la temporada y el primero también de Sergio Egea a las órdenes del equipo. Sin embargo, el comienzo no finalizó con buen sabor de boca tras una clara derrota pese a la prórroga, frente a Las Rozas, en un encuentro que tuvo prácticamente de todo. Desde un penalti no pitado a favor del Salamanca, pasando por otros dos sí pitados, tres expulsiones y la intervención de la Guardia Civil. 

 

En primer lugar, la expulsión de Kristian Álvarez, quien ya había visto la amarilla en la primera mitad. El jugador del Salamanca llevó a cabo una dura entrada en el centor del campo para frenar la contra del equipo local, que finalizó con su expulsión, la primera del partido y que dejaba a su equipo con 10 y más de la mitad del encuentro sin disputar. 

 

La segunda expulsión llegó minutos después, cuando el otro central del conjunto a las órdenes de Sergio Egea saltó con todo en la disputa por el balón y se le olvidó no sacar los codos a pasear. Segunda tarjeta amarilla y el equipo con 9. Las cosas se hacían cada vez más cuesta arriba para los charros, la tensión se acumulaba y Sepúlveda en los vestuarios. 

 

Cual segunda parte de película, llegó el posible penalti a favor del Salamanca. Dentro del área Moreno trata de despejar el balón con la mala suerte de que este da en su propia mano, se podría así considerar que es penalti ya que la mano se encuentra en una posición 'antinatural'. A pesar de ello, el árbitro consideró que no había penalti y el juego continuó. 

 

Último minuto de tiempo reglamentario y ahora sí penalti pitado a favor del Salamanca, el encargado de tirarlo sería Madrigal, quien ajustando al palo izquierdo consiguió el empate y así forzar la prórroga del partido. 

 

Estos últimos 30 minutos de encuentro fueron una montaña rusa, en la que además de los dos goles de Las Rozas claramente superior en este último tramo, se vivió otra expulsión. Monárrez en una acción bastante evitable recibió la roja directa y dejó a los charros con tan solo 8 jugadores sobre el terreno de juego, haciendo prácticamente posible obrar el milagro. 

 

Además, esta expulsión derivó en una gran trifulca entre jugadores y cuerpo técnico de ambos equipos en la que tuvo que intervenir la Guardia Civil. La tensión acumulada en el campo pasó a los banquillos donde tuvieron que mediar las autoridades para que de esta forma el encuentro terminara sin más incidentes. 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: