Tres de los seis trabajadores de Topas infectados por coronavirus reciben el alta y no hay internos afectados

El Ejército de Tierra realiza labores de desinfección en Topas

Tres de los seis trabajadores de la prisión que han dado positivo por Covid ya han sido dados de alta. Por el momento no hay ningún interno que haya manifestado síntomas compatibles con el coronavirus aunque podría haber asintomáticos portadores del virus.

 

De hecho, el impacto de la epidemia del COVID-19 entre los reclusos  del conjunto de los centros penitenciarios dependientes de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias (IIPP) es aproximadamente 4 veces inferior al impacto en la población general.  El número total de internos con PCR positiva es de 52 en todo el territorio nacional, lo que supone un tasa de afectación de aproximadamente 1,08 por mil internos, mientras que entre la población general esa tasa es de 4,3 por mil habitantes. En Castilla y León no hay ninguno. 

 

En lo relativo a la mortalidad por COVID-19, IIPP ha tenido que lamentar el fallecimiento de dos personas privadas de libertad, una interna y un interno del Centro Penitenciario Madrid VII. La tasa de mortalidad se sitúa en el 0,04 por mil internos, lo que supone aproximadamente 10 veces menos que en la población general (0,48 por mil habitantes), mientras que la tasa de hospitalización es aproximadamente 7 veces inferior a la del resto de la población. 

 

En cuanto a los trabajadores en Castilla y León el número de afectados se distribuye así: 

 

12 en Soria (6 ya han recibido el alta)

14 en Segovia (7 altas)

5  en León (1 alta)

18 en Ávila (4 altas)

1 en Valladolid (ya ha sido dado de alta)

9 en Dueñas (2 altas)

6 en Topas (3 altas)