Tres de los cuatro diputados por Salamanca 'olvidan' publicar su sueldo como cargos políticos

Bermúdez de Castro, María Jesús Moro y Pablo Yáñez no reflejan sus sueldos como diputados y como asesor en la Diputación de Valladolid a pesar de que ejercieron. El socialista David Serrada, el único que sí informa de lo que cobró como asesor en el Ayuntamiento de Salamanca.

Tres de los cuatro nuevos diputados elegidos por Salamanca se han apuntado a la 'doctrina Robles', es decir, a no comunicar los sueldos que cobran por sus cargos, algo curioso cuando es notorio que los tres afectados por esta ocultación han trabajo en puestos políticos remunerados durante 2015. Así se puede comprobar en sus declaraciones de bienes, que ha publicado el Congreso de los Diputados como es norma desde hace unos años. Un 'cachondeo' que deja en muy mal lugar a los diputados que escogen la manera más fácil de cumplir con un trámite pensado para dar más transparencia a su actividad.

 

En esta ocasión, sólo se libra el diputado del PSOE, David Serrada. El nuevo diputado socialista es el único que ha reflejado en su declaración de bienes e intereses el sueldo que tenía en su trabajo; Serrada ha sido asesor del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Salamanca, desempeño por el que declara haber cobrado 21.550,99 euros. El diputado socialista dejó su puesto para incorporarse al Congreso, pero lo ha estado ejerciendo la mayor parte de 2015, ya que se dio de alta el 29 de diciembre.

 

Por contra, sus otros tres compañeros de PP y Ciudadanos no han cumplido con tanto rigor. José Antonio Bermúdez de Castro ha entregado una declaración de bienes en la que la casilla reservada a las percepciones salariales está en blanco; el veterano diputado popular lleva con esta cinco legislaturas consecutivas en el edificio de los leones.

 

Durante todo 2015, Bermúdez de Castro ha sido diputado por el PP, y se da la circunstancia de que formó parte del Congres incluso en el período de disolución entre legislaturas. El régimen económico básico de los diputados incluye un sueldo de 2.813 euros al mes y un complemento para los de circunscripciones de fuera de Madrid de 1.823 euros/mes. Curiosamente, Bermúdez de Castro sí refleja en su declaración que cobra 24.293 euros como secretario general del Grupo Popular en el Congreso, el cargo interno que tiene en el PP.

 

María Jesús Moro, diputada por el PP, también 'olvida' señalar en su declaración lo que ha cobrado del Congreso durante 2015, la legislatura inmediata a la anterior. Sí declara algo más de 5.000 euros de trienios que mantiene como profesora de la Universidad de Salamanca y una cantidad de más de 982 euros como conferencias, ponencias y derechos de autor, pero nada del sueldo que ha estado cobrando en la pasada legislatura como diputada, en la que ha sido vocal de varias comisiones y portavoz de otra, lo que engorda su nómina.

 

Por último, ocurre lo mismo con el nuevo diputado de Ciudadanos, Pablo Yáñez. El vallisoletano ha entregado una declaración de bienes más que transparente, casi invisible. Sólo indica que pagó 500,87 euros de declaración de la renta y que tiene un Opel Astra de segunda mano. Ni vivienda, ni saldos en cuenta, ni planes de pensiones... y tampoco el sueldo que ha percibido durante 2015 como asesor del grupo de Ciudadanos en la Diputación de Valladolid, al que accedió tras las elecciones municipales de mayo.