Trata de robar en tres ocasiones en solo quince minutos con un encendedor de cocina

Plaza Carmelitas, donde sucedieron los hechos

Todas las tentativas se produjeron en la zona de la plaza de Carmelitas, hasta que el dueño de un bar y varios clientes le sujetaron y llamaron a la Policía.

Agentes de la Policía Nacional han detenido a las 20:05 horas dl domingo 19 de febrero, en un establecimiento de hostelería sito en la Plaza de Carmelitas a un varón de 47 años, como presunto autor de tres delitos de robo con intimidación, todos ellos en grado de tentativa, perpetrados en un lapso de tiempo de unos quince minutos.

 

Los agentes acudieron comisionados por la Sala del 091 a un bazar chino de la calle Fray Luis de Granada, donde al parecer un individuo estaba atracando a una empleada. Al dirigirse al lugar, fueron informados de que el individuo había salido huyendo hacia la Plaza de Carmelitas. La dotación policial pudo constatar que el varón había entrado en la tienda y había amenazado con un objeto a la empleada, solicitándole le entregara el dinero de la registradora, negándose ésta y forcejeando hasta que la llegada de un cliente propició su fuga.

 

Los agentes de otra dotación policial recibieron instantes después otra llamada de la Sala por la que conocieron que presuntamente el mismo individuo había sido sujetado por el dueño y clientes de un establecimiento de hostelería de la Plaza de Carmelitas. A su llegada, procedieron a la detención del varón, conociendo por manifestaciones del dueño que el mismo había entrado hasta el interior de la barra, amenazándole con un objeto que parecía el cañón de una pistola y manifestándole que le diera el dinero o le pegaba un tiro.

 

Tras la detención y en el cacheo de seguridad que se le practicó se intervino en su poder un encendedor de cocina, que tiene la parte del encendido en forma de cañón, circunstancia aprovechada por el autor para utilizarlo como instrumento intimidatorio.

 

Cuando los agentes comparecían en dependencias policiales de la calle Jardines para dar cuenta de los hechos, constataron que el detenido había intimidado también a un joven, sobre las 19:50 horas, cuando sacaba dinero de un cajero en la carretera de Ledesma, junto a la calle Príncipe, acercándose por detrás tras cubrirse la cabeza con una capucha. La víctima en este caso propinó una patada en la mano en la que portaba el objeto que creía era una navaja, desistiendo el autor y dándose a la fuga.

 

El detenido será puesto a disposición del Juzgado de Instrucción de guardia con las diligencias policiales que se tramitan.