¿Tras un accidente en el trabajo, cómo gestiono mi baja laboral?

Fotos: Arai Santana

Aunque las medidas de seguridad son siempre una constante en cualquier negocio, es inevitable que surjan casos de accidentes laborales que lleven a necesitar una baja.

Aunque las medidas de seguridad son siempre una constante en cualquier negocio, es inevitable que surjan casos de accidentes laborales que lleven a necesitar una baja. Los trabajos que requieren más movimiento en el entorno de trabajo, o incluso aquellos que se desarrollan en oficina. No importa el sitio ni la actividad, el riesgo de que pase algo siempre está presente.

 

Tal y como leemos en esta guía sobre consejos clave si has sufrido un accidente laboral de IndemnizacionPorAccidente.com, el número de casos por accidentes en entornos de trabajo se está logrando mantener en unas cifras adecuadas. No obstante, siguen surgiendo casos en los que la falta de cuidado o incluso de medidas de seguridad, hacen que surjan estos inconvenientes.

 

Dejando a un lado el motivo que haya causado el problema en cuestión, no todos los trabajadores saben los pasos que hay que seguir para gestionar su baja laboral en caso de haber sufrido un accidente en su puesto. Algunas conocen unas pocas indicaciones, pero desconocen todo el trámite real a seguir y cómo se debe proceder.

 

Pero, para eso mismo hemos elaborado esta pequeña guía. Si has tenido un accidente laboral o si, simplemente, quieres saber cómo actuar en caso de sufrir uno, vamos a explicarte qué tienes que hacer para gestionar correctamente la baja y seguir los pasos adecuados.

 

¿Qué hacer en caso de accidente laboral para gestionar la baja?

 

Lo primero que debes tener claro es que un accidente laboral no tiene por qué producirse dentro de la oficina o de tu puesto. Como bien nos dicen los expertos del software de recursos humanos Bizneo HR Software, también se catalogan como tal aquellos en misión, in itinere, los que se sufren al ejercer labores sindicales, al desempeñar tareas no correspondientes al puesto o incluso si se tenía una enfermedad antes de acudir al trabajo.

 

Dejando esos casos claros, vamos a ver ahora qué se debe hacer en caso de accidente por trabajo tanto en caso de ser un autónomo como de ser un trabajador por cuenta ajena.

 

Trabajadores por cuenta ajena

 

Este caso es el más sencillo de todos. En el caso de haber sufrido algún percance que impida trabajar con normalidad y necesitar la baja, tan solo hay que presentar el parte de baja otorgado por el médico correspondiente.

 

Al tratarse de algo acontecido en relación con el puesto de empleo, lo habitual es que se recurra a la firma médica, la mutua, encargada del seguro de los trabajadores. Por lo tanto, se deberá acudir a ella para que haga el correspondiente estudio y el parte médico para presentarlo todo correctamente.

 

Trabajadores por cuenta propia

 

Sea por estar desempeñando una labor, o incluso por estar yendo a una reunión con un cliente en coche, también se deben organizar los documentos para pedir la baja. En este último caso, además, si hay un accidente conduciendo, como nos aconsejan los expertos de Motor10 Top, es fundamental que se registre todo lo relacionado con este.

 

Desde las lesiones sufridas hasta el daño causado en el automóvil. Todo debe estar registrado, fotografiado y documentado para proceder con los correspondientes seguros posteriormente. En cuanto a la tramitación de la baja, debe informarse a la mutua a la que se esté afiliado de que no se puede seguir trabajando.

 

Para ello, se presentan tanto el informe médico, el Modelo 145 rellenado y la Solicitud de Pago Directo. Aparte de eso, se ha de acompañar con un documento que demuestre que el negocio no podrá seguir funcionando mientras se esté de baja o si, en su defecto, otra persona deberá seguir llevándolo adelante mientras tanto.

 

Aspectos importantes

 

Son dos situaciones muy diferentes, y la del trabajador por cuenta ajena siempre es mucho más sencillo que la del autónomo. Aun así, ambas tienen en común ciertos factores que no se deben pasar por alto nunca.

 

El más importante de todos ellos es el registro de todo lo relacionado con el accidente, como ya hemos mencionado antes. No es solo una cuestión a tratar con cuidado en caso de accidente conduciendo o similares, sino también con cualquier actividad relacionada con el trabajo. Imagina que, yendo a tu puesto, tropiezas por la calle y te tuerces un hombre.

 

En ese caso, también sería buena idea buscar si hay cámaras cerca y pedir una copia de la grabación. De hecho, si esto sucede dentro de la oficina y esta está bien equipada con productos como los de este top de Informática10.top de cámaras de seguridad WiFi, se pueden obtener con facilidad para presentarlas junto a toda la información.

 

Hay que tener muy claro que, cuanto mejor se documente la situación en la que tuvo lugar el daño o la razón por la que no se puede seguir trabajando, más fácil será presentar el informe de baja e incluso más fácil será obtener la bonificación económica correspondiente en caso de que la situación vaya a mayores. Siempre hay que estar bien prevenido.