'Trapa' abre en Salamanca su primera tienda situada en el Corrillo

La conocida firma chocolatera inaugura su tienda en la capital charra en pleno proceso de modernización.

 

Dirección: Plaza del Corrillo, 22 (lateral de la Plaza Mayor). Salamanca

Horario: de lunes a jueves de 10:30 h. a 22:00 h. y de viernes a domingo de 10:30 h. a 24:00 h.

Fundada en 1891 por los monjes Trapenses, Trapa es una de las firmas chocolateras más antiguas, icónicas y queridas del país. Una empresa pionera y 100% española (fabricó los primeros bombones que se elaboraron en España) que hace tres años inició un nuevo rumbo de la mano de una familia palentina que quiso invertir en su tierra y de Carlos Monzón como Director General.

 

En esta nueva etapa de modernización, la marca pretende construir una red comercial de tiendas por todo el territorio nacional. En 2013 dio el primer paso sustituyendo el quisco ubicado a la entrada de la fábrica de San Isidro de Dueñas (Palencia), un clásico en el imaginario popular de muchos palentinos y usuarios de la A-62, por una moderna tienda de 300 metros cuadrados. A esta flagship se suma ahora el nuevo local de Salamanca situado en uno de los laterales de la Plaza Mayor.

 

TODA LA FAMILIA TRAPA PARA VER, TOCAR Y TOMAR

 

La nueva tienda cuenta con 40 metros cuadrados distribuidos en una zona de expositores, donde todo se puede ver y tocar, y una zona de degustación con barra y mesas bajas que tiene una capacidad para unas 20 personas. A la venta están todas las familias de productos Trapa: sus cajas de bombones y cortados, desde los clásicos hasta los de nueva creación como los rellenos de pistacho, frambuesa, frutas de bosque y cookies que son ideales para regalar; sus tabletas, entre las que destacan las nuevas gamas Selecta y Corazón, de chocolates con corazón de fresa, trufa, moka, menta y naranja; los chocolates para hacer (a la taza o coberturas para postres); las chocolatinas TrapaKids para los más pequeños de la casa y los cacaos solubles.

 

Para tomar in situ hay chocolates y cacaos a la taza que se pueden acompañar con cualquiera de sus bombones y tabletas o con bizcochos artesanos.