Cyl dots mini

Tradición innovadora, pero con la misma esencia: El Mercado de San Juan mantiene su compromiso con la ciudad

Tradición, cercanía y ayuda, pero tristeza, angustia e incertidumbre. Una nube de sentimientos envuelve el Mercado de San Juan, que sin embargo, sigue manteniendo su esencia y su compromiso para con la ciudadanía. 

Ubicado en la Plaza de Julián Sánchez El Charro, en la manzana comprendida entre las calles de Valencia, García de Quiñones, Velarde y Maldonado Ocampo, el Mercado de San Juan emerge como fuente de tradición e innovación al mismo tiempo, cercanía y distancia de seguridad, pero el mismo trato de fidelidad y compromiso con respecto a sus clientes, "negocio implica personas", recuerda una de las autónomas dentro del mercado y allí su implicación es indiscutible. 

 

Entre frutas, carne, pescado, pan recién hecho y aceitunas de esas que nunca faltan en una comida familiar o especial, el Mercado de San Juan recoge desde 1939, año en el que es presentado el proyecto por Luis Gutiérrez Soto y Javier Barroso, lo mejor de la gastronomá de la ciudad de Salamanca. Entrar te invita a comprar, a invertir en alimentos de calidad, pero...¿cómo están viviendo los diferentes estantes la situación económica derivada de la pandemia?

 

Elena Simal, Presidenta y además propietaria de una de las fruterías que forman parte del mismo cuenta qué medidas se han llevado a cabo: "Hemos tratado de fomentar el servicio a domicilio y lo realizamos nosotros por nuestra cuenta, es decir, no contratamos un servicio, sino que nos adaptamos a los horarios de nuestros clientes. Estamos con medidas, pero como todos, distancia de seguridad, guantes, gel...ahora mismo no queda otro remedio". 

 

¿Lo tradicional también puede ser innovador? "Por supuesto, aunque depende de las personas, hay que encontrar el equilibrio para mantener la esencia de lo tradicional y al mismo tiempo innovar. Eso sí, la esencia se mantiene, al final conoces a tus clientes y puedes aconsejerles, además de ofrecerle todas las posibilidades y facilidades para el acceso al producto, el mercado es diferente, es cercano y caluroso. La esencia sigue estando y de hecho la atención individualizada se valora mucho más. Intentamos hacer lo máximo posible con lo que tenemos".

 

Al contrario de lo que a simple vsita puede parecer, Elena reconoce que durante el confinamiento sus ventas se elevaron notablemente. Sin embargo, ahora el descenso es notable y los gastos se van acumulando. Además, con la Navidad a la vuelta de la esquina, la incertidumbre crece por momentos: "No sabemos que esperar, es una de las mejors épocas del año, pero cada vez se vende menos y ahora sobre todo", afirma una de las carniceras. 

 

Cada vez hay menos gente y el mercado tradicional suele tener mucha clientela de fuera, si tenemos restricciones de movimiento...perdemos de nuevo. 

 

Precisamente ella, Eva Sandoval analiza el efecto de la pandemia dentro de su sector: "Nos hemos visto todos afectados, al final el pequeño y mediano comercio se ha visto especialmente afectado y eso que somos mayoría, pero hacemos frente a unos costes...Tratamos de adaptarnos con lo que podemos, con pedidos vía Whatsapp o telefónicos, pero aún así se nota. Cada vez hay menos gente y el mercado tradicional suele tener mucha clientela de fuera, si tenemos restricciones de movimiento...perdemos de nuevo". 

 

Familias enteras han pasado por un mercado, que derrocha cultura gastronómica, pero...¿cuál es la situación real? "Da pena, pero creo que los mercados acabarán por desaparecer, los puestos han ido pasando de generación en generación, pero cada vez más se ven obligados a cerrar por esa falta de continuidad. Llevamos muchos años juntos y el sentimiento ahora mismo es de pena y tristeza al ver como está la situación y, sobre todo, mucha incertidumbre, trabajamos muchas horas y pagamos muchos impuestos, si se vende se puede pagar, pero si no, no". 

 

¿Cómo está siendo la respuesta de la clientela? "Con mucho apoyo, sobre todo, los clientes habituales, pero por lo general se nota el cariño. Hay mucha fidelidad y compromiso, pero tenemos que captar la atención de los más jóvenes", finaliza.  

 

Con mucho presente, pero también un futuro lleno de propósitos, el Mercado de San Juan seguirá cumpliendo, ¿cumplimos con ellos?

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: