Trabajando de día, pidiendo de noche: así es la precariedad laboral en Salamanca