Trabajadores Unidos rechaza la "esclavitud vomitiva" en la negociación del convenio con Renault
Cyl dots mini

Trabajadores Unidos rechaza la "esclavitud vomitiva" en la negociación del convenio con Renault

De esta manera, el sindicato denuncia abusos de prolongaciones de jornada

El sindicato Trabajadores Unidos ha vuelto a mostrarse muy crítico con Renault, después de una nueva jornada mantenida este jueves entre trabajadores y empresa en la que se ha tratado como tema principal la bolsa de horas. Una propuesta que Trabajadores Unidos no ha dudado de calificar como "esclavitud vomitiva".

 

"Hemos transmitido tanto a la empresa como al resto de organizaciones que la conforma, en empezar a concretar y resolver puntos, no quedando todos en el limbo, como está siendo, para fluir esta negociación sin cortinas de humo y con transparencia En el apartado de hoy referidos, Trabajadores Unidos hemos reivindicado como siempre hemos hecho, que la flexibilidad actual y la que pretende la empresa es totalmente inadmisible", ha arrancado el comunicado del sindicato remitido a la prensa tras la reunión.

 

"No existe coherencia en complementar la famosa conciliación familiar y laboral con las necesidades personales de los trabajadores, donde una vez más, pretenden que seamos siempre los castigados y esta situación laboral, nos deja vendidos a merced de las necesidades de esta empresa casi gratis", sigue el escrito.

 

De esta manera, Trabajadores Unidos denuncia abusos de prolongaciones de jornada, ya que "no existe voluntariedad en una plantilla donde el 80% de la misma, son trabajadores de usar y tirar. En los años 90 había una empresa con una plantilla con contratos indefinidos, voluntariedad, pero bajo el yugo del miedo con la presión de no renovación ante la negativa a prolongar jornadas u horas extras. No es más que un chantaje hacia los trabajadores, que lo único que pretenden es trabajar y vivir dignamente".

 

Renault, aseguran desde el sindicato, es la responsable de muchos despidos de trabajadores también de empresas auxiliares que dependen de estas factorías y no pueden adaptarse a sus exageradas medidas de flexibilidad. "La flexibilidad, nos lleva a una absoluta sumisión de los trabajadores y la aplicación que pretende de la misma, es además de abusiva y rayana, supone un absoluto menosprecio a la conciliación familiar y laboral de la que tanto se hace eco públicamente para seguir intentando lavar su cara, pero necesita más jabón, hoy en día muchos compañeros van caducando como yogures, mientras los ritmos de trabajo han hecho que sus trabajos y horas en esta empresa haya sido como una película de gore".

 

Ya por último Trabajadores Unidos critica el "esclavismo vomitivo bajo el chantaje y las amenazas". Sin duda, pocos avances por el momento en la negociación del convenio.