Topas y ETA: siete presos y un histórico que llegó a casarse entre las rejas salmantinas

Santi Potros

La cárcel salmantina ha albergado presos de ETA desde que abrió sus puertas en 1995.

La cárcel de Topas es actualmente el destino de siete miembros de la banda terrorista ETA, que este viernes ha emitido un comunicado en el que, por primera vez, pide perdón a las más de 800 víctimas mortales que han causado sus acciones terroristas mientras la banda permaneció activa, desde 1960 hasta su último alto el fuego. En total, el número de encarcelados en España por pertenecer a esta agrupación o cometer delitos vinculados a esta asciende en la actualidad a las 225 personas y es uno de los más bajos de su historia.

 

La cárcel salmantina ha sido uno de los centros penitenciarios que, desde hace décadas, ha acogido a más presos de ETA. Cuando en 1995 se estrenó la macrocárcel para sustituir al viejo penal salmantino y al de Zamora, ingresaron en ella 130 primeros internos procedentes de la prisión de Salamanca y 215 de la de Zamora, donde había habido etarras y miembros del GRAPO internos. Entre ellos, media docena de miembros de la banda terrorista ETA, el más destacado, Isidro María Garalde, Mamarru, dirigente histórico y condenado a 149 años.

 

En la actualidad son siete. Según las asociaciones de familiares y allegados de los presos, se trata de Santi Arrospide Sarasola, Juan Manuel Inziarte Gallardo, Gorka Lupiañez Mintegi, Xabier Ugarte Villar, Gregorio Vicario Setien, Josune Arriaga Martinez e Iñaki Etxeberria Martin. Este último tenía pendiente un traslado por enfermedad desde 2014.

 

El miembro más destacado de ETA en Topas en Santi Arrospide, más conocido como Santi Potros, quien además de ser de los más veteranos en la cárcel -tiene 69 años-, es uno de los etarras más sanguinarios. Suma condenas por casi 2.000 años por el atentado de 1986 en la plaza de la Republicana Dominicana de Madrid, en el que fallecieron 12 guardias civiles, o de otros casi 800 años por ordenar el atentado de Hipercor en Barcelona en 1987, en el que murieron 21 personas. Arrospide llegó a casarse en la cárcel salmantina a finales de 2016.

 

En 2011 el centro penitenciario de Salamanca llegó a albergar a 16 presos de ETA cuando eran más de 500 en cárceles españolas. Todavía hoy son un colectivo porcentualmente importante en la cárcel salmantina que tiene ahora el número más bajo de presos de los últimos años, con poco más de 700.

 

Desde 2012, el ritmo de etarras que salen de prisión supera al de los que ingresan como consecuencia de operaciones policiales, sin olvidar el efecto de la derogación de la doctrina Parot en 2013 que, en poco más de dos meses, supuso la excarcelación de 63 presos de la banda terrorista. Los que a día de cumplen condena están distribuidos en 44 cárceles españolas y una veintena francesas. En Castilla y León hay 20 según datos de finales de 2017.

Noticias relacionadas