Actualizado 03:48 CET Versión escritorio
Salamanca

Todo lo que se ha dicho en el segundo debate entre candidatos a presidente del Gobierno

ELECCIONES 2019

El segundo debate, en Atresmedia, ha sido mucho más bronco, con enfrentamientos entre Casado y Rivera, muy activo. Iglesias vuelve a destacar por su calma. Sánchez evita hablar de los ERE y aclara que no pactará con Ciudadanos.

Publicado el 24.04.2019

El segundo debate entre los candidatos a presidente del Gobierno de PSOE, PP, Cs y Podemos ha sido más duro que el de la televisión pública, más bronco, con más ataques entre los cuatro líderes y sin un ganador claro, pero también sin un perdedor evidente. Pedro Sánchez termina la doble vuelta de debates sin verse derribado, Pablo Casado ha recuperado la iniciativa perdida frente a Albert Rivera, de nuevo hiperactivo, y Pablo Iglesias ha vuelto a ser el más equilibrado. A pocos días de las elecciones, la suerte está echada y solo falta lo que digan las urnas.

 

El presidente del PP y candidato a la presidencia del Gobierno, Pablo Casado, ha acusado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez de blanquear el terrorismo y el separatismo por "un puñado de escaños", mientras que éste le ha respondido que no va a aceptar "ninguna mentira" que no ha pactado con los independentistas y que "por eso estamos aquí".

 

Durante el bloque relativo a la situación de Cataluña, el líder popular ha atacado duramente al candidato socialista al asegurar que, mientras que el PP es el "antídoto contra el separatismo", el socialista "solo es la guarnición del plato principal que Sánchez está preparando y es que mande Torra, Puigdemont, Iglesias y Otegi".

 

 

Tras esta afirmación ha advertido que "no se puede blanquear el terrorismo y el separatismo a cambio puñado de escaños". Eso, según Pablo Casado, "sería romper con la transición y el consenso constitucional" y ha dejado claro que si gana Sánchez, España dejará de ser lo que ha sido hasta ahora las últimas cuatro décadas. Por ello, ha advertido de que "votar es gratis pero puede salir carísimo".

 

El jefe del Ejecutivo ha advertido a Pablo Casado que no va a aceptar ninguna mentira. Según ha dicho, la afirmación del presidente del PP es falso. "No es no y falso es falso", ha recalcado antes de asegurar que no ha pactado con los independentistas y que por ese motivo "estamos aquí". Sin embargo, ha acusado tanto a PP como a Ciudadanos de votar con los independentistas contra los presupuestos socialista que había presentado en el Congreso de los Diputados y ha reiterado: "por esto estamos aquí".

 

Economía

Los candidatos del PP, Ciudadanos y Unidas Podemos a la Presidencia del Gobierno han criticado la política económica del Ejecutivo de Pedro Sánchez, unos (Pablo Casado y Albert Rivera) por lo que consideran la incapacidad de los socialistas de crear empleo y cuadrar las cuentas, mientras que Pablo Iglesias la ve como demasiado conservadora.

 

Pensiones

El líder socialista ha advertido de que los modelos que defienden PP y Ciudadanos caminan hacia la privatización de las pensiones y se ha comprometido a promover una reforma de la Constitución para "blindar" el carácter público de las pensiones.

 

Iglesias ha retado a Sánchez a que sea más ambicioso y se comprometa a vincular por ley la revalorización de las pensiones en función del Índice de Precios al Consumo (IPC). Pero el presidente ha explicado que el déficit actual, del 2,6%, no permite llegar tan lejos. "Las cosas tienen que cuadrar", ha justificado, pese a estar de acuerdo con Iglesias en la necesidad de que las pensiones se vayan revalorizando.

 

Casado, por su parte, ha afirmado que el PSOE "nunca" ha sido capaz de crear empleo, ha recordado que Sánchez, siendo diputado, votó a favor del "hachazo histórico" que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero acordó entre los recortes de 2010 y que incluían la congelación de las pensiones, salvo las mínimas.

 

El líder del PP ha advertido de la urgencia de que su partido llegue al Gobierno porque, con la economía en manos de los socialistas, se avecina una "crisis brutal" y ha puesto como ejemplo los datos de creación de empleo de los Gobiernos de Aznar y Rajoy.

 

Violencia de género

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha reprochado durante el debate al líder del PP, Pablo casado, desconocer lo que representa la violencia de género, después de que el 'popular' asegurara que es importante que éstas tengan un empleo para no dependen de un "sinvergüenza" que esté ejerciendo maltrato. Casado le ha reprochado que vaya al debate a "arrojar" a las víctimas de violencia de género. Algo en lo que ha coincidido el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, que le ha afeado que juegue "con el dolor de las víctimas".

 

Durante el debate, Casado ha sido preguntado si, en materia de delitos sexuales para él un silencio es un sí. "No, ni para mí ni para el Código Penal. El consentimiento tiene que ser implícito y figura desde 1.822", ha reiterado para subrayar que en la Junta de Andalucía, cuando gobernaba el PSOE había ayudas para la violencia machista que no estaban siendo usadas para este fin.

 

El líder popular ha defendido que la violencia de género se tiene que erradicar otorgando plena autonomía a la mujer y para eso lo mejor es que tengan un empleo. Ante esta afirmación, Sánchez se ha mostrado "indignado" y le ha señalado que hay mujeres que son catedráticas o abogadas y que sufren agresiones sexuales.

 

"Usted está diciendo que las mujeres que sufren la violencia de género no tienen empleo --le ha recriminado-- ¿Cómo puede decir usted que el Código Penal no se tiene que reformar?". Una afirmación que Casado ha calificado de "lamentable" al tiempo que le ha preguntado en reiteradas ocasiones si indultaría a los miembros de la manada. Casado ha insistido en señalar a Jesús Eguiguren como "maltratador confeso", como ya había hecho anteriormente, y ha defendido la prisión permanente revisable.

 

Por su parte, el jefe del Ejecutivo ha advertido a Casado y a Rivera que como consecuencia del pacto con la "ultraderecha" en Andalucía, se han empezado a enviar circulares a médicos, psicólogos y trabajadores sociales para hacer una "lista negra" de trabajadores contra la violencia machista, un trabajo que ha atribuido a una consejería de Rivera. El líder de ciudadanos ha acusado a Sánchez de "jugar con el dolor de las víctimas" y ha reprochado al PSOE que echara a las mujeres de su partido en el Día de la Mujer.

 

 

Por su parte, el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, ha asegurado sentir "mucha vergüenza" por la forma en la que discurría el debate sobre violencia machista y ha defendido cambiar el Código Penal para que sólo "si sea sí", acabar con el tipo de abuso que permite juzgar casos como el de la manada no como y alternativa habitacional inmediata y un salario mínimo de al menos seis meses para mujeres que denuncien violencia ante la violencia de género.

 

Eutanasia

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, han reprochado el "bloqueo" de PP y Ciudadanos a sus proposiciones de ley de Eutanasia, al tiempo que el líder de Ciudadanos ha pedido al líder del PP, Pablo Casado, que "rectifique" para que en la próxima legislatura se pueda aprobar una Ley de muerte digna y una Ley de eutanasia.

 

En concreto, Rivera ha apostado por ser "valientes" y aprobar en la próxima legislatura una Ley de muerte digna y una Ley de Eutanasia, una propuesta que le ha afeado Sánchez porque, según ha dicho, Ciudadanos "bloqueó hasta en 19 ocasiones" la proposición de ley de eutanasia impulsada por el PSOE.

 

Por su parte, Casado ha presumido de ser el "partido pionero en regular la muerte digna en los parlamentos de Galicia, Madrid y Castilla y León", aunque no se ha referido a la eutanasia sino a los "cuidados paliativos y la sedación en el momento final" así como a la distanasia o rechazo al encarnizamiento terapéutico.

 

Mientras, Pablo Iglesias ha pedido a sus contrincantes "altura de miras" en este asunto y les ha reprochado que no apoyaran la proposición de ley que Podemos presentó sobre eutanasia. Además, tras recordar el caso del hombre que ayudó a morir a su mujer en Madrid, ha apuntado que "en privado" todos estarían "de acuerdo" en "ayudar a morir a un familiar dignamente".

 

Corrupción

El candidato de Ciudadanos a la Presidencia del Gobierno, Albert Rivera, ha desplegado un largo rollo de papel que, según ha dicho, contenía un listado de los casos de corrupción que afectan al PSOE. "Llega casi hasta el suelo", ha dicho Rivera del listado, pero no ha conseguido que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, responda a la pregunta de si dimitirá si los expresidentes socialistas andaluces son condenados por el caso de los ERE, que ha cifrado en 1.000 millones de euros.

 

 

Sánchez ha optado por responder reprochando a Ciudadanos que haga "un cordón sanitario al PSOE" y prefiera pactar con el PP, un partido cuya sede ha vuelto a tildar de "gran bazar de la corrupción". El líder socialista ha puesto el foco también en la Comunidad Valenciana, que también celebra elecciones autonómicas el 28 de abril, para decir que hay tres expresidentes y 13 exconsejeros involucrados en casos de corrupción, de manera que lo que allí hay es un "parque temático de la corrupción". Rivera ha replicado entonces preguntándole si lo de Andalucía es "una fiesta".

 

Iglesias ha propuesto que se prohíba que presidentes y ministros fichen por eléctricas y también crear una unidad policial que dependa solo de jueces y fiscales, no del Ministerio del Interior para "investigar la corrupción institucional y así limpiar las cloacas".

 

Educación

El presidente de Ciudadanos y candidato a la presidencia del Gobierno, Albert Rivera, ha afirmado que son nueve las leyes educativas que "PP y PSOE" han aprobado desde la restauración de la democracia en 1978, pero ha incluido una ley franquista aprobada en 1970, otra del Gobierno de Adolfo Suárez de la UCD y también el proyecto de Ley Orgánica para la Modificación de la Ley Orgánica de Educación (LOMLOE) que no ha llegado a tramitarse en el Congreso por el adelanto electoral.

 

Rivera ha enumerado las siglas de las sucesivas leyes educativas durante el debate electoral, pero ha comenzado con la LGE, acrónimo de la Ley General de Educación aprobada en 1970 por la dictadura franquista, que estableció la enseñanza obligatoria hasta los 14 años con la creación de la Educación General Básica (EGB).

 

Esta ley franquista estuvo vigente hasta los años ochenta, cuando se impulsó la primera ley educativa tras la Transición, la Ley Orgánica por la que se regula el Estatuto de Centros Escolares (LOECE), elaborada por el Gobierno de Adolfo Suárez de la UCD, pero que fue recurrida por el PSOE y nunca llegó a entrar en vigor, aunque Rivera la ha incluido en su recopilación.

 

Impuestos

Los líderes del PP y de Ciudadanos, Pablo Casado y Albert Rivera, respectivamente, han abogado este martes por bajar varios impuestos para así reactivar la economía española, mientras que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, han insistido en que se debe garantizar la "justicia fiscal". Estos cuatro candidatos a la Moncloa han expuesto y contrastado sus propuestas fiscales, poniendo de manifiesto la sintonía entre, por un lado, el PP y la formación naranja y, por otro, el PSOE y el partido morado.

 

 

Casado ha explicado que el PP quiere suprimir impuestos que considera "injustos", como el de Sucesiones, el de Actos Jurídicos Documentados y el de Patrimonio, además de prolongar la duración de la tarifa plana de los autónomos, bajar el IRPF y reducir el Impuesto de Sociedades. De esta manera, cada contribuyente pagará 700 euros menos al año y que cada autónomo se ahorrara 3.000 euros al año en impuestos, según ha precisado. "Eso es dinero que se inyecta en la economía productiva", ha señalado.

 

Al escuchar esta argumentación, Sánchez ha advertido de "la trampa de la derecha": "Al que gana medio millón de euros, le rebajan 50.000 euros, y al que gana 12.000, solo 3 euros". En su opinión, hay que trabajar por la "justicia social" y para ello debe haber "justicia fiscal". "El debate es a quién bajamos los impuestos y quién tiene que pagar más", ha subrayado, apostando por hacer que las grandes corporaciones tributen y por fijar un impuesto sobre las transacciones financieras.

 

En este punto, Rivera ha intervenido para decirle a Sánchez que se le había olvidado mencionar el impuesto al diésel --aunque finalmente no se materializó-- y ha avisado a los españoles de que "preparen el bolsillo" si gobiernan el PSOE y Podemos. El candidato de Cs les ha dicho que subir el tipo máximo del IRPF por encima del 50% es "confiscatorio", y que lo que propone su partido es bajarlo al 44%, además de suprimir el Impuesto de Sucesiones.

 

Pero Rivera también ha arremetido contra el PP porque, según ha recordado, el Gobierno de Mariano Rajoy metió un "sablazo" a los españoles subiendo el IVA y el IRPF. "El mejor lugar para el dinero es el bolsillo de los ciudadanos" para así "reactivar la economía", ha subrayado.

 

Esta idea ha sido rechazada de plano por el candidato de Unidas Podemos, que, al igual que Sánchez, ha defendido que el debate es "a quién hay que subirle los impuestos y a quién hay que bajárselos". Por ejemplo, ha abogado por aumentar el IRPF a quienes ganen más de 100.000 euros al año y a los que perciban más de 300.000 euros, al tiempo que se baja la presión fiscal a los qe no lleguen a 12.000.

 

Igualmente, Iglesias quiere bajar el IVA de los suministros energéticos para las familias vulnerables y el de los productos de higiene sanitaria para las mujeres, y hacer que los bancos paguen un tipo efectivo en el Impuesto de Sociedades mientras se reduce para las pymes que facturen menos de un millón de euros.

 

Vivienda

Por otro lado, los cuatro aspirantes a la Presidencia del Gobierno han expuesto sus ideas sobre la política de vivienda, un bloque en el que, de nuevo, el PP y Cs ofrecen recetas similares mientras que la visión del PSOE coincide más con la de Podemos. Para Sánchez e Iglesias, uno de los principales factores que ha provocado el incremento de los precios del alquiler en varias ciudades es la actividad de los llamados fondos buitre.

 

Según el jefe del Ejecutivo, lo que hay que hacer es impulsar "una verdadera política de vivienda social", tanto en propiedad como de alquiler, y aumentar la oferta, sobre todo la pública, para que los jóvenes puedan emanciparse. Iglesias también ha culpado a los fondos de inversión extranjeros y ha propuesto "aplicar el artículo 47 de la Constitución" con el fin de "evitar la especulación interviniendo el mercado para bajar los precios".

 

El líder del partido naranja ha replicado que intervenir el mercado de la vivienda es "lo que hizo Franco". Además, ha añadido que, en cualquier caso, "la Constitución no dice 'exprópiese'" y esa medida "no va a solucionar nada". Pero el secretario general de Podemos ha aclarado que su intención no es expropiar, sino obligar a los grandes tenedores de vivienda que tienen muchos pisos vacíos, como los bancos, a "sacarlos (al mercado) a precios que las familias puedan asumir".

Noticias relacionadas

COMENTARComentarios