"Tira para adentro que te vas a enterar"

Uno de los testigos del homicidio de Félix Peralta en el barrio de Pizarrales (Salamanca), el pasado 28 de junio de 2013, asegura que la noche de los hechos vió como el acusado entraba en la casa de forma agresiva.

La Audiencia Provincial de Salamanca ha acogido este martes, 4 de abril de 2017, el segundo día del juicio contra los acusados de la muerte a puñaladas de Félix Peralta en junio de 2013, concretamente en el interior de su vivienda situada en la calle Regato de Buenavista, en Pizarrales.

 

Así y desde primera hora de la mañana han empezado a desfilar los testigos, todos ellos drogadictos y prostitutas en su mayoría, que se relacionaban con la pareja de acusados, F. J. A. y M. L. G., más conocidos como Javier 'El camionero' y su mujer Lourdes 'La portuguesa', y que habitualmente coincidían en la casa de 'El Iván y 'La Amparo', fumaderos habituales de todos ellos.

 

El primer testigo, J. Santos, consumidor habitual de cocaína y heroína y actualmente preso, ha declarado ante el juez que la noche del asesinato estuvo robando y pidiendo limosna en la Plaza Mayor. Después se fue a casa de 'La gitana' y pasó por la calle Regato de Buena vista, dónde vivía Félix Peralta. "Iba por medio de la calzada, había unos setos altos delante, pero pude ver como Javier entraba en la casa de Félix y le decía a alguien muy agresivamente: Tira para adentro que te vas a enterar, todo entorno a las dos de la madrugada que es cuando después supe que le habían asesinado", por lo que ha asegurado que fue el acusado y una mujer "que hablaba extranjero", quiénes habrían cometido los hechos, "por eso creí que podría estar acompañado de su mujer".

 

Santos, es un enemigo potencial de la pareja, puesto que en 2013, 'El Camionero' "me pegaba día sí y día también", todo ello según explican ambas partes por un motivo de celos. "Javi decía que yo le había pedido el teléfono a su mujer o al revés, y no era así". En una ocasión "llegó a amenazarme en el fumadero de 'El Iván' con un cuchillo en el cuello".

 

Finalmente, tanto J. Santos como el segundo de los testigos, J. C. C., amigo de éste, han dejado claro que los dos acusados regentaban los conocidos fumaderos junto a Félix Peralta, "la víctima no consumía, sólo acompañaba a 'La Portuguesa'", por lo que creen que podría pagarles los vicios y por eso la noche del asesinato ambos acudieron a la casa de la víctima "donde discutían por problemas económicos" y dónde se escuchó supuestamente a Lourdes decir "vámonos de aquí que tenemos la ruina".