Tiki-taka: “El descenso del Salmantino ha sido mi mayor frustración y me siento responsable”

 
¿Qué puesto firmaría?
No firmaría ninguno. Bueno, dentro de los dos primeros está claro pero tengo que ser coherente y no me planteo ninguna meta cuantificable que no sea la de la permanencia. Después me gustaría quedar lo mejor posible.

¿Qué no le gustaría repetir respecto a la campaña anterior?
Hubo una inestabilidad a nivel de banquillo que afecta muchísimo al futbolista y esperemos que este año todos tengamos la tranquilidad y la paciencia y que no nos vuelva a pasar.

¿Qué futbolista le habría gustado retener y le ha sido imposible?
Hugo Leal y Murillo.

Si digo representante, me dice...
(Sonrisa). Unas personas que están integradas en este mundo del fútbol y hay que trabajar con ellos, sí o sí.

Si digo dinero...

Pues nosotros tenemos lo justo, pero bueno potenciamos otros valores. Pero realmente hay que decir que tenemos casi lo justo.

Si digo cantera...

Ha sido mi mayor frustración desde que he llegado aquí. Me siento muy responsable de que el Salmantino el año pasado bajase a Regional Aficionados. Es un fracaso total y lo digo muy claro. Yo intenté solucionarlo y al final se produjo. Es un fracaso de todo el mundo y, yo como máximo responsable, me siento el mayor de algo que es terrible para el club. Este año vamos a intentar subir otra vez y que, con la gente nueva que ha entrado, vayamos siendo mejores. Respetando a los demás clubes queremos que todo el mundo quiera jugar en el Salamanca, en el primer equipo de su ciudad.

Si digo presidente...

Nos conocimos hace año y medio y tenemos una relación buena. Tenemos nuestras cosillas porque cada uno tenemos nuestra forma de ser pero creo que los dos hemos buscado nuestro espacio para convivir y hay una cosa que está clara y es que los dos queremos el bien del Salamanca, que progrese y por eso trabajamos conjuntamente.

Si digo un sueño...
¡Uff!, está clarísimo. Subir a Primera División.

¿Es Balta feliz como director deportivo del Salamanca?
Me encuentro muy a gusto. El año pasado llegué nuevo porque llevaba siete años entrenando, a pesar de que había construido equipos, pero el día a día no lo tenía. Me he tenido que ir aclimatando, he tenido que ir aprendiendo cosas. Al fin y al cabo soy el director deportivo del equipo de mi ciudad, del equipo de mi vida y eso poca gente lo puede decir.

¿Merece la pena estar en primera línea de fuego?
Se está a expensas de que uno hable bien, otro mal. Hay que relativizarlo porque ya tengo una edad, tengo experiencia. Ser protagonista donde has nacido, de donde eres, tiene sus dificultades pero hay que saber convivir con ello. Ya tengo experiencia en ese aspecto y he cambiado bastante porque antes le daba más importancia a comentarios y a las cosas que se decían, y al final te das cuenta de que hay que escuchar a todo el mundo pero llevarlo más allá, no merece la pena.