¿Tiene ya el PP un sustituto para Mañueco en Salamanca?
Tribuna mini Saltar publicidad
Asanz 600x800 file
Cyl dots mini

¿Tiene ya el PP un sustituto para Mañueco en Salamanca?

Fernández Mañueco, oculto tras su discurso. Foto: De la Peña

El partido maneja una lista 'top secret' con alternativas para todas las plazas en las que tiene que renovar candidato. Acelera nombramientos porque quiere tener más tiempo para hacerle la campaña al nuevo 'cabeza de cartel' ante el temor a que C's deje de sustentar gobiernos como el de Salamanca.

El nombre de quien ha de sustituir a Alfonso Fernández Mañueco como 'nueva cara' del PP para aspirar al Ayuntamiento de Salamanca ya está sobre la mesa. O, al menos, las posibles alternativas para suplir la marcha del actual alcalde, que hace tiempo que piensa más en el momento de iniciar su lucha personal por ganar la Junta que en el consistorio salmantino... aunque bien podría haber dejado 'atado' a un valido o sustituto para el futuro. Ese candidato existiría ya en una lista porque la plaza está vacante y hay que promocionar al nuevo 'cabeza de cartel', algo que confirma que el PP ha acelerado el paso con respecto a sus pausados plazos habituales.

 

La lista se encargó a finales de septiembre pasado tras una reunión de cargos provinciales y, en concreto, Rajoy transmitió a los poderes provinciales que recogieran posibles candidatos para aquellas plazas donde hay que recuperar terreno. La dirección del PP ya tiene en su poder esa "radiografía provincial y local de cada uno de los ayuntamientos de España", un informe que califican de "top secret". Una información elaborada mucho antes de lo acostumbrado en la era Rajoy para acelerar los plazos y tener más tiempo para hacer la campaña correspondiente a los candidatos elegidos: tiempo para promocionarlos y para que 'pateen' territorio.

 

El motivo de esta mayor celeridad es el temor a lo que pueda pasar en las elecciones de 2019, autonómicas, municipales y quien sabe si generales. Los populares quieren prepararse para lo que pueda ocurrir y los antecedentes recientes invitan a anticiparse más de lo acostumbrado. En 2015 perdieron quince capitales de provincia, en otras gobierna de milagro como en Salamanca y también perdieron el poder en las principales comunidades y lo conservaron en otras como Castilla y León por los pelos, lejos de las mayorías de otros tiempos. Lo mismo que en el Gobierno estatal.

 

El objetivo es recuperar cotas de poder y dejar de depender Ciudadanos, un partido que ha sido el 'socio amable' en muchos municipios, pero que ahora ha arrebatado electorado a los populares en su  propio terreno. El caso más reciente es Cataluña y, aunque nadie cree que se vaya a trasladar nítidamente la misma realidad a unas elecciones fuera de la convulsa realidad catalana, C's ha dejado de ser un compañero fácil de llevar. Al menos, no lo va a ser tan fácil como hasta ahora en Salamanca o Castilla y León, donde los cargos electos 'naranjas' se han limitado a facilitar con abstenciones los designios de alcaldes populares como Fernández Mañueco. Eso va a cambiar aunque sea por el simple hecho de que C's va a dejar de ver los toros desde la barrera: Rivera ya ha dicho que, a diferencia de en 2015, esta vez sí quieren entrar en gobiernos.

 

Mientras llega el momento de que las urnas pongan a cada cual en su sitio, apuntar varias cuestiones. Una, que Mañueco se marcha sí o sí: algo raro tiene que pasar para que no sea candidato, una designación que es sólo un trámite. El cambio de paso del PP también afecta a los nuevos candidatos autonómicos y el alcalde necesita tiempo para labrarse un perfil con el gran electorado: con la militancia, a la que tiene controlada de sobra, no basta para ganar la Junta. Habrá que ver si esa campaña no le obliga a ausentarse todavía más de su sillón consistorial en cuyo caso ¿es la dimisión una alternativa? Si no lo es, 'gracias' a C's está obligado a elegir entre la alcaldía y ser procurador en Cortes: a partir de 2019 no podría compaginar ambos... una elección que ya está tomada.

 

En cuanto a la identidad de su sucesor, él mismo y Javier Iglesias son los más indicados para dar su nombre. Como siempre, habrá que ver si se le da la alternativa a alguien de casa (lo más probable) o si se trae de fuera; hay que tener en cuenta quien se marcha con Mañueco a la conquista de la Junta; y quiénes son imprescindibles para que el consistorio funcione si el PP recupera la mayoría absoluta o, al menos, retiene el gobierno. Con estas condiciones, la lista de alternativas no es grande, aunque ya existe.