'The road to the freedom' inunda Salamanca bajo la batuta de Bárbara Hendricks

(Foto: Arai Santana)
Ver album

La artista estadounidense forma parte de la selecta saga de sopranos afroamericanas en la historia de la ópera.

Bárbara Hendricks llegó a Salamanca para presentar 'The Road To Freedom', y lo hizo a lo grande, y con un programa de Blues, Gospel y Espirituales Negros que describió musicalmente la lucha de los esclavos por la libertad, el fin de la segregación racial y el Movimiento por los Derechos Civiles inspirado por Rosa Parks y liderado por Martin Luther King.

 

El programa que presentó contó con temascomo: “Down in Mississippi”, “Dark was the Night”, “Glory Halleluja”, “Strange Fruit”, “Amazing Grace”, y “I Wish I knew how it would feel to be free”, en un CAEM vestido para la ocasión, con las mejores galas.

 

Barbara Hendricks nació en el Sur de los Estados Unidos de América, bajo las crueles leyes de segregación racial de Jim Crow. Comenzó cantando espirituales negros en la iglesia de su padre en la Arkansas rural y fue testigo del intento de 'los Nueve de Little Rock' de integrarse en el Instituto Little Rock de Arkansas el 4 de Septiembre de 1957.

 

Fue distinguida con el Premio Príncipe de Asturias de las Artes en el año 2000. Actualmente es la única embajadora vitalicia de buena voluntad de la ACNUR. Desde 1987 se ha dedicado a promover los Derechos Humanos a través de su compromiso con la causa de los refugiados por todo el mundo.

 

La propuesta de Hendricks está muy relacionada con su descarada implicación política y, sobre todo, social. Tras dos décadas de colaboración en materia de refugiados, fue nombrada Embajadora Honorífica del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, y ha dado conciertos en Dubrovnik y Sarajevo en plena desintegración violenta de la República Federal Socialista de Yugoslavia. Su desarrollo artístico y humanitario le ha granjeado sus propias primeras vecesEntre ellas, la de la orden de caballero de la Legión de honor francesa. También cantó en la ceremonia de independencia de Timor Oriental.