Territorio Vetón, un viaje imprescindible al pasado prerromano de Las Arribes

Recorrer los castros de Lumbrales y Yecla de Yeltes y conocer sus museos y centros, además de la naturaleza privilegiada de esta zona, es una propuesta cultural para conocer a la cultura vetona

Las escarpadas tierras de la zona de Las Arribes se convirtieron, hace más de 2.500 años, en el refugio escogido por un pueblo prerromano para asentarse. De esta forma, han llegado hasta nuestros días los castros de Yecla de Yeltes y Lumbrales, que constituyen un interesante viaje cultural y natural al pasado, a la historia y la cultura de un pueblo que ha dejado su huella en la provincia salmantina.

 

Los vetones fueron un pueblo prerromano de origen celta con una cultura guerrera y ganadera que les llevó a crear sus asentamientos en lugares elevados. Para ello crearon sus castros, asentamientos rodeados de grandes murallas y campos de piedras para garantizar su defensa y que han llegado hasta la actualidad para dar a conocer una forma de vida diferente y una interesante rut turística por la zona. Un viaje que se completa con otra de las expresiones artísticas y culturales del pueblo vetón, los famosos verracos, cuya función se desconoce y para la que hay diferentes interpretaciones como monumentos conmemorativos de victorias o significados de protección y reproducción del ganado.

 

En Salamanca, y tras años desconocidos para muchos turistas, el Castro de Las Merchanas, en Lumbrales, y el de Yecla la Vieja, en Yecla de Yeltes, se han puesto en valor para poner en marcha un circuito turístico conocido como Territorio Vetón. Una propuesta para descubrir yacimientos, centros, museos y verracos y adentrarse en la cultura prerromana de la zona. De esta forma, la ruta cuenta con dos circuitos, uno en cada municipio, con diversas propuestas culturales y de ocio.

 

En el circuito de Lumbrales la ruta parte de la conocida como Sala del Conde, donde se encuentra el Centro de Recepción de Visitantes con exposiciones sobre la historia, la cultura y la naturaleza de la zona. A su puerta se puede ver un verraco, conocido como 'el burro de la Barrera', para continuar con el Museo Arqueológico antes de la llegada al castro. El acceso al castro de Las Merchanas se hace a través de un camino musealizado con muradores y paneles interpretativos para conocer el lugar. A su llegada, el visitante puede disfrutar desde el mirador de uno de los castros más impresionantes de los que se conocen en España y que ocupa una extensión de 8,5 hectáreas. Una visita imprescindible para los amantes de la naturaleza y de la historia.

 

Por su parte, el circuito de Yecla de Yeltes incluye ermitas, murallas, una necrópolis romana, petroglifos de caballos y campos de piedras hincadas, entre otros atractivos. El castro es un yacimiento arqueológico de cinco hectáreas con unas murallas muy bien conservadas para sorprender al visitante, que puede comenzar su visita por el aula arqueológica y por el centro de turismo arqueológico La Panera. Todo ello para conocer un territorio poblado en la antigüedad por un pueblo diferente que ha dejado su impronta en la actualidad.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: