Terrazas y salmantinos apuran la 'noche de gracia' tras anularse el toque de queda
Cyl dots mini

Terrazas y salmantinos apuran la 'noche de gracia' tras anularse el toque de queda

Personas en la Plaza Mayor de Salamanca más allá de las 20.00 horas de este martes. Foto: A. Santana
Ver album

Calles y terrazas más llenas de lo que ha sido costumbre en el último mes 'gracias' al Supremo: un oasis efímero de un par de horas que se acaba este miércoles.

La anulación del toque de queda a las 20.00 horas ha generado un pequeño limbo que muchos salmantinos y bares aprovecharon este martes por la noche, un oasis de un par de horas (o algo más teóricamente) entre la decisión del Tribunal Supremo que ha derribado el toque de queda anticipado de la Junta de Castilla y León y el decreto con las nuevas medidas que tiene que publicarse este miércoles.

 

Sobre el papel, la decisión del Supremo de anular el decreto por el que Castilla y Leon ha matenido adelantado su toque de queda a las 20.00 horas desde el 16 de enero dejaba sin efecto la medida. Como reconocía el propio presidente, el salmantino Alfonso Fernández Mañueco, el auto del alto tribunal venía a dejar sin efecto la medida. Eso suponía que esta noche pasada no regía el toque de queda a las 20.00 horas, pero ¿por cuál había que guiarse? Pues la duda jurídica está ahí.

 

Según ha explicado la Junta, las nuevas medidas, con el toque de queda a las 22.00 horas de nuevos, se publicarán este miércoles y entrarán en vigor de inmediato, pero hasta su publicación no hay norma al respecto. Una 'noche de gracia' que muchos han apurado.

 

Bien pasadas las 20.00 horas, en Salamanca había de todo. Terrazas repletas y otras llenas, bares que recogían y otros que no... pero sí que se apreciaba mayor presencia de personas en las calles del centro o en la Plaza Mayor, algo que no habíamos visto en el último mes: desde que entró en vigor el toque de queda, más allá de las ocho de la tarde no había casi nadie por la calle.

 

A partir de ahora, las normas son otras. El toque de queda vuelve a ser a las 22.00 horas, pero todos los comecios y la hostelería tendrán que cerrar a las ocho de la tarde como hasta este lunes. Las dos horas más de margen han sido un espejismo para bares y restaurantes, y ha venido a incrementar un cabreo que, con toda probabilidad, acabará en los tribunales.