Terrazas en Salamanca: ¿negocio seguro?

En plena crisis, este año ha habido un incremento de 207 licencias de terrazas

Salamanca está repleta de terrazas durante todo el año, pero más concretamente en verano. El año pasado fueron 412 el número de licencias concedidas por el ayuntamiento. Este año esa misma cifra ha ascendido hasta las 619. Este aumento de 207 nuevas terrazas se produce en una etapa de austeridad en la que el comercio y la hostelería se han visto afectados negativamente. Por lo tanto, ¿son las terrazas la mejor manera de los hosteleros de conseguir clientes?

El director de la asociación salmantina de hosteleros, David Prieto, ha confesado que ha habido un aumento de las licencias de terrazas en estos últimos dos años debido a tres aspectos fundamentales. La primera ha sido la ley antitabaco, con la cual los responsables de los bares han visto un filón en aquellas personas que necesitan tomarse algo al aire libre. En segundo lugar, la apertura de muchas calles después de obras que ha dado lugar a que se pueda aprovechar ese espacio para la colocación de terrazas, como es el caso de la calle San Julián en la plaza del mercado. Y por último, la necesidad por parte de los dueños de las cafeterías por ingresar beneficios en tiempo de crisis, lo que ha hecho que dé lugar a esta proliferación de terrazas.

“No es la única solución para salir de la crisis, pero si uno de los elementos con los que cuentan” comenta David Prieto. Aunque señala que con el aumento y la proliferación de terrazas al final lo que hace es que haya menos beneficio para las terrazas de siempre, debido a que “al fin y al cabo se trata de repartir la misma tarta, y cuanto más personas haya a menos trozos se optará”.

Y es que no es todo de color de rosa en este asunto. Este año no ha sido un año excesivamente bueno para estos hosteleros debido a tres factores según el presidente de los hosteleros salmantinos: el primero es ese exceso de competencia, el segundo es la mala climatología que ha habido este año, que ha hecho que los salmantinos no hayan podido disfrutar de tomarse algo al aire libre, y por último, como no, la crisis económica que viene afectando a todos los españoles.

"No hay dinero para gastarlo"

“Hay mucho menos volumen de gente en terraza respecto al año pasado, pero la principal razón de ello es que no hay dinero para gastarlo” confiesa un hostelero de la Rúa. Desde el “Mesón Las Conchas” afirman que ha sido ésta la razón principal de la bajada de clientes en terraza, y no la climatología, dado que “otros años el tiempo ha estado peor y la gente consumía en terraza”.

Los hosteleros además de adaptarse a las dificultades económicas ahora tienen que hacer frente a un cambio de normativa surgido el mes pasado. El cambio más polémico es la reducción de espacio que debe de haber en las terrazas, concretamente en calles peatonales como la Rúa, para que haya más hueco para los transeúntes. Antes estaban debían estar en un espacio de 3x10 metros, sin embargo ahora la instalación de las terrazas deben hacerse en un solo módulo por establecimiento de treinta metros cuadrados (a razón de 2x15 metros). Esto supone que las terrazas de establecimientos deben ocupar solo una fila.

Desde la asociación de hosteleros afirman que esta modificación no es buena ni mala. “Entendemos que muchos de los cambios de la normativa son por el beneficio de la ciudad y que tienen una lógica municipal”. En el caso de reducir la distancia de las terrazas, “es para mejorar el sistema de seguridad y sistema de evacuación, dado que se necesita un espacio mínimo para los bomberos puedan acceder en el caso de una emergencia. Esos cambios no son ni mejor ni peor para los hosteleros”.

Pero los hosteleros de la Rúa no opinan de la misma manera sobre este cambio, que para muchos es el peor de la normativa. La mayoría confiesan que lo que va supone esta nueva remodelación del espacio es una reducción de mobiliario y, con ello, menos clientes. “Si ya está difícil con la crisis, ahora con este cambio más todavía” confiesan desde el café de los 50.

Un hostelero de la Rúa critica la actuación del ayuntamiento de Salamanca, que considera que “está funcionando muy mal”. Para empezar “si ya el cambio de normativa nos va a perjudicar, además lo realizan en mitad de la temporada y no a comienzo de año, que sería lo lógico” reprocha. Sin embargo, este cambio todavía no se ha empezado a aplicar, por lo que los hosteleros no han podido sufrir las consecuencias.

Otra de las modificaciones de la ciudad que afectará a los hosteleros y que todavía no se ha aplicado es la peatonalización de las calles. David Prieto nos aclara que al ser un proceso de prueba, hasta que no se haga oficial no se van a ofrecer licencias. Por lo tanto, a día de hoy no se sabe en qué grado beneficiará a los hosteleros y cuantas terrazas surgirán como consecuencia de esto.