Ternera Charra y Carne de Morucha desligan su futuro e inician un nuevo camino por separado

La raza Morucha continuará con el proyecto de Carne de Salamanca en solitario siguiendo las directrices de Bruselas y de los socios del colectivo de defensa de la raza

Entre todos la mataron y ella sola se murió. Éste puede ser el resumen del proyecto de la nueva Indicación Geográfica Protegida (IGP) Carne de Salamanca que queda desterrado del modo en el que nació inicialmente con Ternera Charra y Carne de Morucha como protagonistas.

Así se desprende del encuentro mantenido por ambas asociaciones ganaderas con la Junta de Castilla y León, en el que el presidente de Ternera Charra, Javier Boyero, ha manifestado que abandona el proyecto “porque nadie nos ha garantizado nada y éste no es el mismo camino que iniciamos al principio. Además, nosotros ya señalamos en la Asamblea que seguiríamos nuestro camino y sin carne de Morucha porque no se apoyan nuestros intereses”.

Tajante y rotundo, Javier Boyero, señala que esta misma opinión “ya la sabe la Junta con claridad al igual que Carne de Morucha y no veíamos una garantía en el segundo cruce por lo que no nos interesa este proyecto”, señala. Por tanto, el futuro de Ternera Charra seguirá como hasta el momento con algún movimiento de futuro que aún no se ha ni planteado ni desarrollado.

Por su parte, el presidente de la IGP Carne de Morucha, Alfredo Martín Cubas, ha destacado que ellos apoyan al 100% “el planteamiento marcado por Bruselas de defensa de la raza Morucha y seguiremos con este proyecto porque se basa en esta raza autóctona con el F1, es decir, el 50% de ganado morucho en los cruces porque es lo que les interesa a los socios de este colectivo y a los que yo me debo tal y como quedó claro en la Asamblea”, destaca.

De hecho, la IGP continuará como Carne de Salamanca con la incorporación de un pequeño cruce con charolés y limusín para aumentar número de animales y capacidad “pero hasta el cruce F1, aunque mantendremos contactos con Feagas e Invac para ver si admiten el F” (25% de Morucha), algo que vemos poco viable, por lo que la defensa de la Morucha es lo más importante”, apunta. Por último, Martín Cubas destacó que lo que hagan “otros es cosas suya pero nosotros vamos a seguir las directrices marcadas por la Comisión Europea y a seguir adelante con nuestro proyecto basado en la raza autóctona de Salamanca. Eso sí, cualquier ganadero que quiera incorporarse tiene las puertas abiertas”, concluye.

La Junta apoya el proyecto
Por su parte, desde la Junta de Castilla y León, la viceconsejera de Desarrollo Rural, María Jesús Pascual, destacó que el proyecto seguirá también sin Ternera Charra y que la administración apoyará a la raza Morucha “tal y como ha marcado la directriz desde Bruselas y la Comisión”. Así quedó marcado en el encuentro entre todas las partes.

En cuando a plazos, Pascual destacó que en “un año más o menos puede estar funcionando la nueva marca aunque depende de cuando se haga la solicitud ya que muchos de los procesos están ya adelantados”.

Por tanto, Ternera Charra y Carne de Morucha separan sus caminos y el proyecto de Carne de Salamanca ha perdido la idea original de IGP entre ambos colectivos.