Tercero, primer español y otra demostración de final para Álvaro de Arriba en Madrid

Álvaro de Arriba, poco satisfecho con la marca, cuaja una buena carrera manteniéndose siempre delante y resistiendo el ataque de sus rivales en España. Sólo el campeón Kszczot se le escapó.

A poco más de una semana del Campeonato de España absoluto, Álvaro de Arriba ha mostrado credenciales en el 800 del Meeting de Madrid. El resultado, tercera posición, primer español, una recta final a prueba de rivales y sólo una tarea pendiente, echarle el guante al 'coco' de la distancia, el polaco Adam Kszczot. El tiempo final, 1.47:29, ha sido lo menos satisfactorio, más todavía si se compara con su reciente 'marcón' en Salamanca.

 

La carrera suponía el enfrentamiento de los cuatro mejores ochocentistas españoles con dos figuras como Kszczot y el etíope Mohammed Aman. De Arriba llegaba como referente nacional con su flamante segunda marca española de siempre en la distancia (y cuarta del ránking mundial del año) y ha terminado la carrera confirmando que es el rival a batir por el resto el 17 y 18 de febrero en Valencia.

 

La carrera ha salido algo nerviosa y De Arriba ha tenido que luchar por la posición al entrar en calle libre. La liebre que ha puesto la organización no ha logrado llevar la carrera demasiado rápido y, tras cesar las hostilidades, el salmantino se ha posicionado en los primeros puestos. Justo a cola, sus dos grandes rivales, Kszczot y Kevin López. Tras marcharse la liebre se han precipitado los acontecimientos. El polaco ha empezado a progresar y con él el sevillano y Saúl Ordóñez, mientras otro favorito, Aman, no iba; su lugar lo ha tomado un etíope desconocido, Rono.

 

Al toque de campana para la última vuelta, el polaco ha lanzado su ataque y le ha seguido Smaili. El salmantino ha cambiado pero no ha podido evitar que se le marcharan. De Arriba hizo un cambio con el que no logró aproximarse, pero sí resistir el último arreón de sus rivales españoles. Ni Kevin López, ni Ordóñez se le han acercado y el salmantino ha demostrado que tiene una recta final que muy pocos pueden igualar. Tercero, sin una marca destacable, tomando medida a los rivales más directos y con sólo Kszczot (1.46:53) y Smaili (1.46:72) por delante.

 

"El nivel ha sido de diez", ha comentado De Arriba al término de la carrera. "Esperaba que hubiera ido algo mejor, sobretodo de marca, pero hoy se ha juntado la tensión de tener a los rivales que tenía y la fatiga un poco acumulada. De todas formas, un tercer puesto en la primera competición de mitin que hago es para estar contento", ha asegurado el salmantino que ha apuntado su intención para el futor de saltar al 'milqui': "hemos hecho una preparación del 800 por arriba con la vista puesta en pasarnos al 1.500 en un futuro muy lejano", ha dicho.