Actualizado 01:41 CET Versión escritorio
Salamanca

Terapia CAR-T, un arma contra el cáncer: "Si a los 18 meses el paciente está vivo, es probable que se cure"

Cuatro pacientes ya han accedido a esta nueva terapia en Salamanca. El 40% de los enfermos que acceden a este tratamiento, "se cura", lo cuenta el jefe de Hematología en el hospital, Marcos González. 

Publicado el 16.06.2019

Las terapias CAR-T podrían cambiar la vida de cientos de personas con cáncer, al menos, así lo ha afirmado el jefe de Hematología en el Complejo Asistencial de Salamanca, Marcos González, en un encuentro en torno a estos revolucionarios tratamientos. 

 

Sus afirmaciones son, cuanto menos, esperanzadoras. La terapia inmunocelular CAR-T se está convirtiendo en un emblema de la medicina personalizada y transformando el abordaje y el pronóstico de enfermedades onco-hematológicas graves como la leucemia linfoblástica aguda (LLA) o el linfoma difuso de células B grandes. Pero, ¿cómo funciona exactamente esta nueva arma contra el cáncer?

 

Se trata de una terapia de administración única que implica un proceso de fabricación de alta complejidad: Los linfocitos T (un tipo de glóbulo blanco) del paciente se modifican genéticamente fuera del organismo para que, al ser reinfundidos en la sangre del paciente, sean capaces de reconocer y destruir las células cancerosas.

 

"Las células T (un tipo de células del sistema inmunitario) se extraen de la sangre del paciente y, posteriormente, en el laboratorio, se les añade un gen que produce un receptor especial –el llamado receptor de antígeno quimérico (CAR, del inglés Chimeric Antigen Receptor)– que tiene la capacidad de unirse a cierta proteína de las células cancerosas de la persona a tratar. A continuación, se producen grandes cantidades de células T con CAR que el paciente recibe mediante infusión. Estas células genéticamente modificadas se unen a un antígeno de las células cancerosas y las destruyen", explica González.

 

Parece prometedora la utilidad de los fármacos que se administran a los pacientes, de hecho, en Salamanca ya hay cuatro pacientes que ya han recibido el tratamiento. "Nosotros ya lo podemos recetar, en este momento en esas enfermedades las células tumorales expresan un antígeno que es fácilmente atacables". El jefe de servicio en Salamanca asegura que es una técnica "muy compleja" ya que produce "diversos efectos secundarios" como síndrome de liberación de citoquinas, trastornos neurológicos, encefalitis... de este modo los pacientes tienen que ir a la UVI, "por ello, se necesita la colaboración de otros servicios, somos un equipo multidisciplinar".

 

Algo muy complejo a lo que solo pueden acceder algunos, "una opción para pacientes sin posibilidades terapéuticas". El tratamiento asciende en torno a  los 400.000 euros por paciente, "lo que se hace es un riesgo compartido, una vez se pide el fármaco a la casa comercial se hace una parte del pago, el resto se hace si a los 18 meses después de infundir el fármaco el paciente tiene remisión completa". Si está vivo a los 18 meses, se habla de una remisión completa de la enfermedad. El 40% de los pacientes se cura. 

 

Marcos González, jefe de Hematología en el hospital de Salamanca (Foto: T. Navarro)

 

Se puede utilizar la terapia farmacológica, después están otros en fases de desarrollo clínico, "se podrían utilizar dentro de un ensayo clínico", y por último, está el CART académico es el que está en academias de hospitales y Universidades, "estamos participando en un ensayo del Clínic Barcelona". Esperan que una vez se abra el nuevo hospital, "podamos hacerlo nosotros mismos con el CART", es algo que ya está solicitado. 

 

En este momento, el complejo hospitalario salmantino tiene capacidad para aplicar este tipo de inmunoterapia a entre 24 y 30 pacientes cada año. "Este tratamiento es ya una realidad al alcance de los pacientes, no solo de nuestra Comunidad, sino también de otras CCAA, porque somos el único centro del norte y el oeste de España que puede administrar CAR-T en adultos", ha señalado el doctor.

 

El Ministerio de Sanidad ha coordinado junto con las CCAA el desarrollo de los procedimientos necesarios para el diseño y la implementación del plan. A propuesta de la Agencia Europea del Medicamento, la Comisión Europea aprobó recientemente las dos primeras terapias industriales, que cuentan con autorización y financiación para el SNS. Una de ellas está indicada para el linfoma difuso de células B grandes (LBCDG en adultos) y para la leucemia linfoblástica aguda (LLA) tanto en adultos como en menores de 18 años; el segundo medicamento está destinado al abordaje de la LBCDG en adultos.

COMENTARComentarios