Tensión, amenazas y 'espantada' de la concejala de Comercio en la reunión por el mercadillo de Anaya

Asistentes este martes a la reunión con comerciantes en el Espacio Joven. Foto: De la Peña

Comerciantes de la Rúa acudieron al segundo encuentro municipal con el comercio y se encontraron con un chocolate con churros y la ausencia del equipo de Gobierno: la concejala del área reconoce que no acude a estas reuniones. Hubo enfrentamiento con el titular del polémico mercadillo.

El anunciado desayuno de trabajo con comerciantes de la ciudad celebrado este martes ha sido una decepción para los empresarios de los comercios de la Rúa, que esperaban que alguien del Ayuntamiento de Salamanca escuchara sus quejas sobre el polémico mercadillo de la plaza de Anaya. Sin embargo, lo que encontraron fue un ambiente tenso y la 'espantada' de la concejala del área, ninguna respuesta y un chocolate con churros con el que 'pasar' su indignación.

 

La reunión estaba convocada para las 8.30 de la mañana en el Espacio Joven, unas dependencias municipales. Para acudir hay que apuntarse previamente y, tal y como comunicaron a TRIBUNA, varios comerciantes de la calle la Rúa tenían previsto acudir porque se sienten perjudicados por el Ayuntamiento, que ha permitido que se instale durante 40 días un mercadillo en uno de los puntos neurálgicos de la Salamanca patrimonial. Según la convocatoria, "el objetivo de estos desayunos de trabajo es, al mismo tiempo, escuchar las iniciativas que se propongan desde el sector". En concreto, esta reunión era para para presentar las diferentes iniciativas del Ayuntamiento para dinamizar y apoyar al comercio y las acciones emprendidas en este periodo navideño. Así que parecía el lugar idóneo para poner sobre la mesa lo que ha ocurrido con el mercadillo de Anaya.

 

Sin embargo, no ha sido así... porque no había nadie con quien reunirse. Tal y como ha podido comprobar este periódico, tras llegar los comerciantes al encuentro lo primero que se hizo fue servirles un chocolate con churros a cargo de una cafetería cercana. TRIBUNA esperó unos minutos allí a que se sentara alguien del equipo de Gobierno en la mesa principal, pero no llegó nadie salvo una técnico del Espacio Joven.

 

Eso incluye la incomparecencia del equipo de Gobierno. La concejala del área, Almudena Parres, no había acudido porque, tal y como confirmó a preguntas de la oposición posteriormente, no ha acudido a ninguno de estos dos encuentros con comerciantes. De este modo, será difícil que la concejala pueda cumplir con uno de los objetivos de estas reuniones, que es establecer "una nueva vía de diálogo e información dirigida a los comerciantes con el objetivo de encontrar sinergias que permitan mejorar el comercio de nuestra ciudad", según presume el equipo de Gobierno. 

 

Después la reunión ha discurrido por cauces incómodos porque los comerciantes de la Rúa han denunciado a este medio la presencia del empresario titular de la autorización del mercadillo de la plaza de Anaya; según fuentes consultadas por este diario eso ha generado tensión entre los asistentes que han acabado por abadonar la reunión. Su siguiente parada ha sido el registro de un escrito de denuncia en el Ayuntamiento de Salamanca quejándose de la situación en la que han quedado tras permitirse la instalación de este mercadillo que les hace competencia directa y que ha sido avalado por la Cámara de Comercio sin que hayan importado las consecuencias para el comercio tradicional.

Noticias relacionadas