“Tenemos las vacunas más seguras de la historia, nunca antes se había ensayado previamente en tantas personas"
Cyl dots mini

“Tenemos las vacunas más seguras de la historia, nunca antes se había ensayado previamente en tantas personas"

El inmunólogo y catedrático de la UVa Alfredo Corell confía en que a finales de 2021 haya una "normalidad" parecida a la que conocíamos.

 

 

El inmunólogo Alfredo Corell explica a Tribuna de Valladolid la eficacia de las vacunas y espera un final del 2021 similar a la “normalidad” que conocíamos, aunque aclara que es complicado poner fecha al fin de la pandemia. Su esperanza, al igual que la de toda la población, es que Europa autorice nuevas dosis y se pueda agilizar el ritmo de vacunación que nos permitirá volver progresivamente a la vida que conocíamos.

 

PREGUNTA: ¿Cómo ve la situación actual de la pandemia?

RESPUESTA: Estamos en un momento crítico. Los niveles de incidencia de UCI e ingresos están descendiendo, se avecina buen tiempo y “vacaciones”, lo que más me preocupa es que se repitan errores que ya hemos cometido en otros momentos clave de la pandemia.

 

P: Usted preveía un “terrible enero” ¿cree que lo peor de la pandemia ya ha pasado?

R: Lo peor de la pandemia probablemente ya ha pasado. Hemos tenido en enero y febrero unos números muy elevados de ingresos hospitalarios y fallecidos que no se deben olvidar. A pesar de que vayamos a mejor no nos podemos relajar porque el comportamiento en ondas pandémicas va a seguir sucediendo y eso no se puede evitar. Lo que sí podemos evitar es que los picos sean altos y la duración de estos sea larga. Para ello hay que tener medidas adecuadas y un comportamiento ciudadano correcto. 

 

P: Este lunes se alivian en Castilla y León muchas restricciones en hostelería, comercios y centros deportivos, pero continúan las limitaciones para Semana Santa. ¿Qué opina de las medidas adoptadas por la Junta?

R: Los confinamientos perimetrales han estado funcionando. Todo lo que relaje, hará que nos pongamos más en riesgo. También es verdad que mejora el tiempo y la temperatura va en contra del virus porque permite que se reúna la gente en exteriores. Entiendo que es un equilibrio difícil el separar la salud de la economía, pero es cierto que la persona que haya hecho las planificaciones debería tener en cuenta todas las variables de modo conjunto.

 

P: Llevamos muchas semanas de vacunación pero aún quedan personas que se muestran reticentes a ponérsela ¿por qué cree que esto ocurre si se ha demostrado que presentan una gran efectividad?

R: Tenemos las vacunas más seguras de la historia porque se han ensayado en más personas que otras vacunas previas. Todas han contado con decenas de miles de voluntarios en distintos países. Entiendo que ha podido haber reticencias por la rapidez con las que se han desarrollado y porque las empresas farmacéuticas no han utilizado correctamente los mecanismos de comunicación. Han hecho notas de prensa para comunicar las vacunas en vez de esperar a las publicaciones científicas y reuniones con las agencias de los medicamentos. El proceso ha tenido errores y esto ha podido hacer que la gente se muestre reticente al inicio, pero según se va desarrollando la campaña de vacunación hay más gente que está a favor de hacerlo y sobre todo de vacunar a sus seres queridos. No creo que en este momento haya grandes reticencias a las vacunas.

 

P: Por tanto ¿considera que ha habido demasiada mediatización de las vacunas y su efectividad?

R: Desde luego que sí. Empresas farmacéuticas han subido en bolsa, se ha comercializado con esto y se ha utilizado por los partidos políticos para generar debate. Han utilizado la vacuna para tener herramientas de enfrentamiento entre ellos o motivos de disputa cuando deberían haber estado juntos para buscar una solución.

 

P: En los últimos meses han aparecido diferentes cepas como la británica o sudafricana ¿siguen siendo igual de efectivas las vacunas?

R: En principio las vacunas funcionan perfectamente, aunque es cierto que se ha visto un poco de pérdida de eficacia con respecto a la variante sudafricana tanto en Pfizer y Moderna como en la propia AstraZeneca. 

 

P: La vacunación parece efectiva y los números de contagios están bajando ¿se atrevería a predecir cuándo volveremos a la “normalidad” que antes conocíamos?

R: No me atrevo a decirlo. Las vacunas, de momento, no han demostrado que reduzcan la transmisibilidad de la enfermedad. Es posible que en estos días alguna publique si reduce la transmisión o no, de momento previenen que una persona tenga la enfermedad de modo grave. 

 

La fecha es complicada porque con las vacunas puede haber efectos de desabastecimiento, problemas logísticos… en una situación en la que hay tanta demanda del producto a nivel internacional y no se puede asegurar el suministro inmediato, poner fecha es imposible. Quiero pensar que acabaremos el 2021 con una situación parecida a lo que conocíamos antes.

 

P: Poner fecha para una “nueva normalidad” es complicado, pero ¿hay alguna estimación de cuántas vacunas se podrán vacunar de aquí al verano?

R: Todo depende del número de dosis y la logística de vacunación. Muchas comunidades autónomas están preparando lugares para que se pongan las vacunas a grandes escalas. Es importante esperar a que autoricen otras vacunas en Europa como la Sputnik V (rusa) o CureVac (china), si estas dos compañías dan dosis suficientes podemos agilizar. De momento, lo que está claro es que no estamos teniendo un ritmo de vacunación en Europa como en otros países.

 

P: Hay ciudadanos que muestran cierto tipo de desconfianza a estas nuevas vacunas ¿qué opina sobre estos comportamientos?

R: Hay movimientos egoístas y nada solidarios respecto a qué vacuna quiero yo. Ojalá hubiera exceso de vacuna para todo el mundo, hay que conformarse con las dosis que van llegando. Además, me parece importante recalcar que somos afortunados por tener vacunas y que si queremos tener una inmunidad de grupo tiene que ser a escala internacional. No vale tener vacunado a Europa y al resto del mundo no. Si aspiramos a una normalidad parecida a la que conocíamos tenemos que pensar a escala global, internacional y no a escala de país o continente.