Técnicos municipales acuden a explicar a la oposición el agujero del 'caso piscinas'

Están convocados a la comisión de Contratación a iniciativa de la oposición para explicar los términos del informe que valora en 1,2 millones la responsabilidad de Eulen sobre un deterioro que otro informe municipal valoró en 6,6 millones.

Los técnicos municipales darán hoy en comisión informativa de Contratación las explicaciones que los grupos de la oposición llevan meses reclamando sobre el 'caso piscinas', y que deben esclarecer qué ha pasado para que se permitiera a la anterior concesionaria no llevar a cabo el mantenimiento obligatorio con un resultado desastroso: una millonaria inversión que se ha tenido que acometer con fondos municipales para devolver las instalaciones a un estado adecuado.

 

Hace semanas que los grupos de la oposición exigen saber qué ha pasado, y más concretamente, que se les explique por qué finalmente sólo se le van a reclamar a Eulen 1,2 millones de los 6,6 en los que, según los técnicos municipales, están valoradas las obras que había que haber para poner al día las piscinas. La semana pasada estas explicaciones no llegaron a producirse porque no se convocó a los técnicos, pero este martes sí acudirán; en concreto, lo harán tres según las fuentes consultadas.

 

Sobre la mesa, el informe sobre la reclamación patrimonial a Eulen, esos 1,2 millones en los que se valora su responsabilidad en la falta de mantenimiento. Y que contrasta con la otra cifra, la de los 6,6 millones en las que un informe interno valoraba las obras necesarias para poner las piscinas en estado de revista. 

 

El  informe en el que se estipulan los daños por valor de 1.221.434,35 euros no aclara lo suficiente extremos de importancia que merecen ser aclarados. Por eso los concejales de la oposición pidieron la comparecencia de técnicos que darán las explicaciones necesarias, dado que el concejal del área, Carlos García Carbayo, no ha convencido a la oposición. Entre los desperfectos existen algunos que comprometen el cumplimiento de la normativa vigente sobre instalaciones eléctricas, climatización, protección contra incendios y almacenamiento de productos químicos.

 

 

UNA MALA GESTIÓN

 

La gestión del equipo de Gobierno del PP ha quedado totalmente en entredicho en el 'caso piscinas'. Aunque lo ha negado reiteradamente, al final el equipo de Alfonso Fernández Mañueco ha tenido que reconocer que hay que reclamarle a Eulen esa cantidad por no haber llevado a cabo un correcto mantenimiento de las instalaciones. Pero es sólo una pequeña parte de lo que ha costado, porque entre la nueva concesionaria y el Ayuntamiento ya han tenido que hacer importantes inversiones.

 

Sin embargo, el equipo de Gobierno contaba desde 2011 con un informe que advertía del deterioro, pero no hizo comprobaciones antes de hacer una nueva licitación. Esto no impidió que el Ayuntamiento de Salamanca sacar a concurso el nuevo contrato durante 2014 y entregara las instalaciones a una nueva empresa concesionaria sin haber hecho comprobación del estado en las que iba a cederlas.

 

Ha quedado acreditado que no lo hizo porque fue la propia empresa la que dio la voz de alarma en enero de 2015, un mes después de asumir la gestión, cuando advirtió que las piscinas municipales estaban en mal estado, que muchas carecían de las certificaciones obligatorias, y que ponerlas al día requería de una inversión millonaria.