"Te tengo que matar, maricón de mierda; no tengo pistola pero tengo un kilo de goma dos para matarte"
Cyl dots mini

"Te tengo que matar, maricón de mierda; no tengo pistola pero tengo un kilo de goma dos para matarte"

Un hombre ha sido condenado a un año de cárcel y una multa económica por agredir y amenzar al alcalde de Aldeadávila de la Ribera (Salamanca), por no darle un trabajo.

"Condena de un año de prisión, con la accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo por igual tiempo, y de multa de seis meses, con una cuota diaria de 4 euros, con la responsabilidad personal subsidiaria prevenida legalmente, en caso de impago de dicha multa, por el primero de tales delitos. Y de multa de un mes, con igual cuota diaria y responsabilidad subsidiaria, por el segundo, condenándole asimismo, al pago de las costas procesales causadas".

 

Ése es el resultado de la sentencia hecha pública por la Audiencia Provincial para un hombre por agredir, insultar y amenzar al alcalde de Aldeadávila de la Ribera por no darle un trabajo. Así fueron los hechos:

 

"Probado y así se declara que el acusado (...) mayor de edad y sin antecedentes penales, sobre las 14,40 horas del pasado 21 de septiembre de 2017, acudió al Ayuntamiento de Aldeadávila de la Ribera (Salamanca) contrariado porque sus reiteradas peticiones, solicitando un empleo no eran atendidas y, una vez allí, accedió al despacho del alcalde del municipio y esperó a éste sentado en una silla y con los pies encima de la mesa. Cuando el primer edil accedió a su despacho y advirtió la provocadora actitud del acusado, invitó a éste a abandonarlo", momento en que el acusado le increpó diciéndole: "No tienes huevos, no sirves para nada, eres un cobarde; por lo que este salió de su despacho siendo seguido por el acusado por las dependencias municipales, al tiempo que le profería insultos y continuas amenazas, tales como eres un mierda, ya te pillaré en la calle, esto no se va a quedar así. A pesar de los requerimientos para que cesara en su actitud, el acusado no solo no depuso la misma, sino que ante la atónita mirada de otros empleados municipales y con ánimo de menoscabar la integridad física del alcalde, le propinó a este dos puñetazos en el rostro, siendo reducido seguidamente".

 

Requerida la presencia de la Guardia Civil, el acusado, continuó diciendo al alcalde, en presencia de los agentes: "Te tengo que matar, maricón de mierda, no tengo pistola pero tengo un kilo de goma dos para matarte, ya te pillaré tú y yo a solas, al tiempo que hacía el gesto de cortarle el cuello. A consecuencia de estos hechos, alcalde sufrió lesiones consistentes en contusión en la región molar izquierda y acúfenos en el oído izquierdo, que han requerido para su curación de una primera asistencia facultativa, de las que ha tardado en curar 4 días de perjuicio, exclusivamente, básico. En el momento de los hechos, el acusado tenía sus capacidades volitivas disminuidas por déficit de control de impulsos, motivado por un consumo de alcohol precedente, y tras ser detenido fue ingresado en la planta de Psiquiatría del Hospital Clínico Universitario de Salamanca".

 

Así, el fallo de la sentencia es el siguiente: "Que debemos condenar y condenamos, con su conformidad, al acusado (...) como autor directamente responsable de un delito de atentado a la autoridad, en concurso ideal con otro delito leve de lesiones, ya definidos, con la concurrencia, en ambos, de la circunstancia modificativa de la responsabilidad criminal atenuante de embriaguez, a las penas de un año de prisión, con la accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo por igual tiempo, y de multa de seis meses, con una cuota diaria de cuatro con la responsabilidad personal subsidiaria prevenida legalmente, en caso de impago de dicha multa, por el primero de tales delitos; y de multa de un mes, con igual cuota diaria y responsabilidad subsidiaria, por el segundo; condenándole, asimismo, al pago de las costas procesales causadas, y a que 3 Jurisprudencia abone en concepto de indemnización de daños y perjuicios, a Sergio la suma de 170 euros y al Sacyl, la de 73,75 euros, cantidades que devengaran los intereses legales, ex art. 576 de la LEC".