Tanto va el cántaro a la fuente...