Suspender el cobro de alquileres de viviendas sociales y locales municipales en Salamanca, propuesta de IU

Virginia Carrera. Foto: A. Santana

Aquellas personas, familias y entidades afectadas económicamente por la crisis sanitaria.

La concejal del Grupo Mixto en el Ayuntamiento de Salamanca e integrante de Izquierda Unida, Virginia Carrera, ha propuesto la suspensión del cobro del alquileres de viviendas sociales y locales municipales en la ciudad dentro de las medidas que ha presentado en la Comisión de Hacienda y Régimen Interior para "ayudar a frenar las consecuencias" de la crisis sanitaria por la COVID-19.

 

En palabras de Carrera después de la reunión celebrada telemáticamente este martes en el consistorio, "resulta necesario llevar a cabo de manera urgente medidas encaminadas a evitar que nadie se quede por el camino y ningún sector quede desprotegido".

 

Para ello, la representante de Izquierda Unida ha propuesto que desde el Patronato de la Vivienda se suspenda el cobro de los alquileres municipales de viviendas sociales y locales a aquellas personas, familias y entidades afectadas económicamente por la crisis sanitaria.

 

También, ha abogado por llevar a cabo un plan de rescate de la cultura, con la participación de los profesionales del sector, tanto en el análisis de la situación de crisis, como de las medidas para iniciar el camino de la recuperación, y "la búsqueda de soluciones de manera consensuada".

 

Carrera ha defendido igualmente "la necesidad de crear un observatorio del comercio local para elaborar iniciativas de apoyo al pequeño comercio, en el que también se ofrecerá asesoramiento para comerciantes".

 

Asimismo, ha reseñado que IU entiende que la hostelería configura "una pieza clave para el futuro del municipio", por ello ha propuesto la creación de una mesa de trabajo para abordar la situación del sector y las actividades empresariales dependientes de esta.

 

Además, Carrera ha presentado un plan de ayudas a autónomos y microempresas para paliar el inevitable daño causado por la pandemia en el sector del comercio, la hostelería, la cultura, la venta ambulante y otros con el establecimiento dos líneas de subvención.

 

La primera de las líneas que ha defendido es una cantidad fija de 800 euros a personas físicas o jurídicas, y la segunda consta de un complemento en función del número de trabajadores que tenga a su cargo el solicitante.

 

También ha pedido crear un observatorio de impacto económico de la COVID-19 en el que participen aquellas entidades que forman parte del Consejo de Ciudad , así como los representantes de los diferentes grupos políticos de la corporación con el objetivo de "evaluar y generar propuestas para que todos los sectores afectados por el coronavirus tengan un apoyo del Ayuntamiento de manera inmediata".

 

Por último, Carrera ha solicitado la "reelaboración" del presupuesto municipal para "poder adaptarlo a la situación derivada del COVID-19", así como "implementar una fiscalidad progresiva que permita financiar las políticas sociales destinadas a proteger a quien más sufre las consecuencias de esta crisis".