Suma y sigue de la Cámara: otros 15.000 euros para sueldos con la excusa de mantener el vivero

José Vicente Martín, Emilio Checa y Benjamín Crespo, tesorero, secretario general y presidente de la Cámara. Foto: A. Santana

La Cámara renueva los 15.000 euros que recibe para mantener abierto el vivero de empresas y los suma a los 30.000 firmados en noviembre para reabrir el CIG.

La Cámara de Comercio de Salamanca se apunta una nueva subvención en su suma y sigue de dinero público que, a partir de convenios para atender obligaciones camerales, acaban sirviendo para pagar la estructura y sueldos del binomino que forman Benjamín Crespo y Emilio Checa. Esta vez son 15.000 euros para pagar el funcionamiento del vivero de empresas.

 

El nuevo convenio se ha aprobado en el consejo de administración de la Sociedad Municipal de Turismo, Comercio y Promoción Económica de Salamanca, y es la renovación del existente desde hace unos años. Según nota de prensa municipal, el acuerdo incluye una aportación económica del Ayuntamiento de 15.000 euros destinados a colaborar en los gastos de mantenimiento, limpieza, seguridad y administración general del centro. Ese epígrafe permite colar gastos de personal y nóminas de la estructura de la Cámara entre los subvencionables.

 

La institución declara en sus cuentas de 2019 que recibió al menos 125.000 euros en subvenciones como la que ahora le llega, y hasta 367.000 en total. Y esta ayuda para mantener el vivero de empresas se suma a la de 30.000 euros firmada a finales de noviembre para reabrir el Centro de Innovación Gastronómica, subvención que llegó justo a tiempo y que se justificó con el encaje forzado de diseñar una propuesta turística basada en la promoción de la gastronomía local.

 

La Cámara pide habitualmente que las cláusulas de las subvenciones permitan pagar como gastos justificados nóminas, una práctica repetida de la actual Cámara. Un capítulo que suele engrosar la justificación de la mayoría de subvenciones que recibe la institución cameral. Para justificar las actuaciones por las que va a cobrar subvención, basta una memoria con certificados del propio secretario general Emilio Checa que atestigue que se ha gastado el dinero en los fines previstos

 

Hay que recordar que los actuales rectores de la Cámara, su presidente Benjamín Crespo y su secretario general, Emilio Checa, 'huyeron' de la patronal Confaes a bordo de Aesco, la entidad de comercio, dejando sin abonar una importante cantidad: más de 300.000 euros. Ambos ocupaban los mismos puestos en Aesco.

 

La patronal Confaes les ha reclamado judicialmente la cantidad de 386.000 euros que corresponde con los gastos que Confaes había asumido durante años en la gestión de Aesco, ya que le brindaba sede y servicios comunes a la asociación de comercio.