¿Suma de kilómetros de carril bici o transformación real de la movilidad en Salamanca?

El diseño del carril bici de Salamanca no ofrece alternativas para usar la bici como medio de transporte para ir a trabajar o moverse por la ciudad, puesto que evita que las bicis tengan un lugar seguro por el que entrar en el centro urbano. 

El carril bici de Salamanca cuenta actualmente con 23 kilómetros de recorrido y desde la capital charra conecta con los municipios de Santa Marta, Villamayor y Aldeatejada.

 

Sin embargo, la suma de kilómetros se localizan en su mayoría en una especie de anillo ciclista que representa una vía de ronda más, pero que apenas tiene ramales que 'entren' en la ciudad. Ésta es la razón de peso que colectivos y usuarios ciclistas esgrimen para acusar al Ayuntamiento de sumar kilómetros para presumir de carril bici, pero que no sirven para llevar a cabo una transformación real de la movilidad en la capital charra.

  

El pasado mes de julio se presentó el proyecto de ampliación de la red de carril bici con la creación de 3,3 nuevos kilómetros de esta red que facilitarán la conexión entre la capital y Cabrerizos. Con la finalización de este tramo se podría decir que Salamanca tiene cerrado prácticamente el 'anillo' al rededor de la capital, lo que ofrece una buena opción para pasear en bicicleta los fines de semana a familias con niños o hacer turismo de esta manera. Sin embargo, este diseño no ofrece alternativas para usar la bici como medio de transporte para ir a trabajar o moverse por la ciudad, puesto que evita que las bicis tengan un lugar seguro por el que entrar en el centro urbano. 

 

Un mayor uso de la bicicleta haría descender el tránsito automovilístico en la ciudad y la contaminación atmosférica, además de lograr un ahorro económico en combustible y aparcamiento.