Sujetan con cables la lona del solar junto a San Martín para protegerla del fuerte viento

Los operarios colocaron varios tensores atravesando horizontalmente el lienzo para evitar el efecto vela que los fuertes vientos están causando estos días, lo que ha motivado diversos desperfectos en la instalación que cubre el solar en ruinas.

Esta mañana se ha tenido que actuar nuevamente en la lona que cubre el solar del edificio derruido junto a la Iglesia de San Martín, que está rasgada y se había descolocado a causa de las fuertes rachas de viento de los últimos días.

 

Además de que era necesario colocarla para que cumpla su tarea de tapar los restos de escombros que hay en el solar, los operarios de la empresa encargada colocaron a lo largo de la mañana unos cables tensores de lado a lado de la lona, para intentar contener la tensión que el viento causa sobre ella. Además, reforzaron las sujecciones de la misma.

 

 

La lona se colocó el pasado 4 de diciembre y durante el fin de semana sufrió diversos daños por el viento dejando al descubierto los restos de escombros que hay en el solar, afeando así, nuevamente, una de las zonas turísticas más transitada del centro salmantino.

 

El derrumbe del edificio se produjo el día 4 de septiembre con las obras de demolición en la calle Quintana, junto a la céntrica iglesia. Según denunciaron vecinos mientras se hacían los trabajos, se estaba derribando parte del muro del templo. La situación obligó a que se personara la Policía Local y arquitectos municipales para paralizar las obras al comprobar que la pared de la citada iglesia estaba siendo dañada.

 

La empresa propietaria del solar, varios meses después, fue objeto del expediente sancionador por el retraso en la colocación de una lona, parapeto ornamental que debe impedir que las obras estropeen las vistas de un punto neurálgico de la ciudad.