Sublime Puerta Grande para Roca Rey en La Glorieta

Roca Rey sale a hombros por La Glorieta (Foto: Arai Santana)
Ver album

Roca Rey cortó cuatro trofeos tras armar un lío. Oreja para Ponce , saludos y silencio para El Juli en la Feria Taurina de Salamanca. 

FICHA TÉCNICA

Plaza de toros de La Glorieta, Salamanca. Última de la Feria de la Virgen de la Vega. Lleno en los tendidos. Toros de Domingo Hernández y Garcigrande (4º), de buena presentación. Hubo un gran toro, el 3º, premiado con la vuelta al ruedo. 

Enrique Ponce, oreja y ovación.
El Juli, gran ovación tras aviso y ovación.
Roca Rey, dos orejas en cada uno de sus toros.

Con el día 16 de septiembre llegó el momento más deseado por los aficionados y por fin las figuras del toreo comenzaron a desfilar por La Glorieta. Así pues, Enrique Ponce, El Juli y Roca Rey hicieron el paseíllo este domingo con el cartel de 'No hay Localidades'. ¿Quién dijo que los toros ya no interesan a la gente? Si se hace una buena gestión y se ofrecen carteles atrayentes, ¡claro que acude el público!

 

En chiqueros, cinco toros de Garcigrande y  un cuarto, de Domingo Hernández. Lo mejor de la tarde lo hizo Andrés Roca Rey. El joven diestro peruano entendió a la perfección la embestida de 'Capitán' de 520 kilos de peso. Hizo tercero de la tarde, colorado ojo de perdiz, muy serio y corniveleto.  No lo vio claro con el capote el torero que remató con una media con las manos muy bajas. Gran quite mezclando chicuelinas y tafalleras. Brindó al público para comenzar por estatuarios, tiró con transmisión y clase embistiendo con celo y arrastrando el hocico. Roca rey  lo toreó con mando y técnica... pasándose los pitones a centímetros de sus piernas con ese valor que atesora. Alargó la faena dejando claro que es figura del toreo y que está en un momento rotundo. Remató por unas escalofriantes bernardinas cambiando la trayectoria con el toro arrancado. Estoconazo, dos orejas y vuelta al ruedo para el toro.

 

Pero la cosa no había acabado ahí, y Roca Rey se convirtió en el 'Rey' de La Glorieta para hacer soñar a los aficionados. Cerró la tarde señor negro de 545 kilos, engatusado y badanudo... el mejor presentado de la corrida. Bonito de hechuras acudió pronto al caballo y empujó con la cara arriba. Tranquilo y seguro caminó hasta colocarse el matador en los medios para recitar unos escalofriantes pases cambiados por la espalda. Volvió a realizar otra faena de firmeza, valor, técnica y mando ante un oponente con menos movilidad pero noble. Temporada arrolladora la de este torero que no sale ninguna tarde andando de los ruedos. Pisando terrenos muy comprometidos que solo lo permite la seguridad en sí mismo y el tener una técnica inmejorable. Remató por manoletinas, estoconazo, dos orejas.

 

 

Abrió la tarde 'Enfurecido' de Garcigrande, de 535 kilos, negro, estrecho de sienes, cornidelantero y hondo. Salió avanto, tardó en fijarlo el maestro de Chivas, Enrique Ponce, sembró el caos en varas sin fijeza alguna y con la cara por las nubes y en banderillas complicó mucho las cosas por su conficion de manso. Dió arreones buscando el cuerpo. Papelón el que tenía Ponce que resolvió de forma magistral. Se puede hablar de gustos y formas de torear pero el oficio y saber está al alcance de muy pocos, y en eso Ponce es el número uno al hacerle faena a un toro imposible al que convenció, toreó y arriesgó. Enorme dimensión de maestro, estocada tendida, oreja.

 

'Estrellato', de 538 kilos hizo de cuarto para Ponce. Castaño anovillado, bociblanco, muy largo, toro con prontitud y mucha movilidad no dó opciones en los primeros tercios. Comenzó con la pierna flexionada por abajo para frenar la velocidad del toro que embestía por abajo pero con mucha velocidad... mejor siempre por el pitón derecho . Le costó acoplarse a Ponce pero cuando lo hizo, toreó con la figura relajada y de manera muy elegante. El toro se fue apalancando y remató con dos poncinas clásicas en su repertorio. Pinchazo y estocada caída, aviso, ovación.

 

 

El Juli demostró en el coso salmantino la razón por la que es figura del toreo. En sus dos faenas mostró la excelencia de su técnica y definió con claridad lo que es el toreo fundamental, tanto con la derecha como al natural. El Segundo de la tarde de nombre 'Lancero' de 545 kilos, herrado con el número 6, negro abufalado, cornalón, enmorrillado. S frenó y echó las manos por delante y se fue a la puerta de corrales. Querencia que puede ser marcada al salir por ahí el día del desenjaule. Cabeceo y empujó en el caballo con la cara muy arriba, manso en banderillas, sin fuerza. El madrileó tiró de técnica, sabiduría y recursos para robarle embestidas y en pases sueltos. Muletazos bonitos aunque el toro no puso nada por labor. Estocada caída que sale por el costado bajo del animal, aviso y dos descabellos, ovación. 

 

Cantor de 537 herrado con el número 13 fue el quinto de la tarde. Segundo del lote de El Juli colorado, ojo de perdiz, astifino bonito de hechuras al que paró a la verónica con el compás muy abierto y bajando las manos. Brindó al público, probó mucho las embestidas y los terrenos antes de acoplarse para torear a un toro andarín, pronto pero sin fijeza al que El Juli metió en la muleta y llevó cosido arrastrando la mitad de esta faena de menos a más. Bajonazo atravesando el toro, aviso y estocada fulminante ovación.

 

Noticias relacionadas

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: