Subirse a una farola, volcar una jardinera o llevar la música del coche 'a tope' tiene precio: 300 euros

(Foto: Chema Díez)

El Ayuntamiento ha sancionado también con la misma cantidad a un individuo que realizó una cuestación en la vía pública sin la autorización pertinente.

Las agresiones contra el mobiliario o los bienes públicos situados en la capital salmantina no salen gratis a los infractores de dichos actos vandálicos. Al menos eso es lo que indica el Boletín Oficial de la Provincia (BOP), que ha hecho públicas cuatro sanciones de 300 euros cada una de ellas por diferentes motivos.

 

La primera de ellas tuvo lugar el pasado 1 de marzo cuando la Policía Local denunció a las 05.02 horas en la Plaza Mayor, a un individuo (M. M. A.) por subirse a una farola, infracción que podría ser sancionada con hasta 1.500 euros, según contemplan los artículos 22.1.g y 23.1-a de la Ordenanza Municipal. No en vano, la decisión final se consideró como una "infracción leve", sancionada con los 300 euros citados con anterioridad.

 

La segunda de las infracciones ocurrió el 16 de marzo en la Plaza Poeta Iglesias cuando un individuo (M. G. F.) volcó una de las jardineras en la vía pública, sanción que cuenta con hasta 1.500 euros de multa según los artículos de la Ordenanza 22.2.a y 23.1.b, pero que se consideró "leve" por los mismos motivos que la anterior y fue sancionada con 300 euros.

 

Otra de las infracciones se produjo el pasado 13 de marzo de 2014, cuando un individuo (J. S. B.) cometió una infracción sancionada por la Policía Local, consistente en usar "los aparatos de sonido de los vehículos a motor con las ventanillas total o parcialmente bajadas, perturbando por su volumen la tranquilidad del viandante". Los hechos ocurrieron a las 19.55 horas en la calle Peña Primera, a la altura del número 11, con el límite sacionados de hasta 750 euros.

 

No en vano, la infracción ha sido considerada como "leve", la sanción ha ascendido a 300 euros.

 

Y por último, también ha sido multada otra infracción con 300 euros, consistente en "la instalación u ocupación de la vía pública careciendo de la autorización municipal correspondiente, en particular, la realización de una actividad de cuestación en la vía pública sin autorización municipal", infracción que puede ser sancionada con hasta 3.000 euros pero que se quedó en 300.