Stop Uranio ve "intolerable" que los trabajadores de Berkeley sean "utilizados" para conseguir la licencia urbanística
Cyl dots mini

Stop Uranio ve "intolerable" que los trabajadores de Berkeley sean "utilizados" para conseguir la licencia urbanística

Foto: Stop Uranio

Desde Stop Uranio 

Los empleados de la empresa Berkeley Minera y sus familiares han realizado este 3 de octubre una concentración, "no comunicada a la Subdelegación del Gobierno", ante el ayuntamiento de Retortillo para presionar a la nueva Secretaria municipal con el objetivo de que la minera obtenga la Licencia Urbanística que le falta para abrir la mina de uranio y que no se reabra el expediente sancionador, que está obligado a realizar el ayuntamiento de Retortillo, por haber acometido obras sin la oportuna licencia.

 

Han sido varias las ocasiones en las que Berkeley ha utilizado a sus trabajadores para presionar a las administraciones. Así no ha tenido reparos en que se pierda un día de trabajo para acudir a un Pleno del Ayuntamiento de Villavieja o de la Diputación de Salamanca.

 

"Nos parece intolerable y muy peligrosa la actitud de la empresa de utilizar a sus trabajadores como escudo contra las distintas administraciones y de ariete contra los que nos oponemos a sus proyectos".

 

En este sentido conviene señalar que "se acaba de incorporar a su puesto de trabajo una funcionaria interina para ejercer las funciones de Secretaria municipal por haber dejado vacante ese puesto las tres personas que ocupaban ese cargo anteriormente. Las presiones a las que se ven sometidas esas empleadas públicas les hace abandonar su puesto de trabajo a pesar de la importante remuneración con la que está dotado el mismo (más de 3.000 euros mensuales)".

 

También queremos hacer público el encuentro que recientemente ha mantenido la Junta directiva de nuestra Plataforma con la Subdelegada del Gobierno, Encarnación Pérez, para hacerle llegar nuestra inquietud por el deterioro de la convivencia en nuestros pueblos. "La crispación y el enfrentamiento se ha exacerbado como consecuencia de la actitud que ha tomado la empresa minera de involucrar a sus trabajadores en la defensa de sus intereses".

 

Así se han confeccionado y expuesto múltiples pancartas en apoyo de la mina en pueblos y carreteras de la comarca, se están poniendo pegatinas con "Mina Sí" en muchos espacios públicos o se están recogiendo firmas en apoyo de los proyectos mineros forzando a las personas a que se posicionen a su favor.

 

Por todo ello urge la toma de decisiones por parte de las autoridades regionales y del Estado, exigiendo a la empresa minera que deje de emponzoñar la convivencia entre los vecinos del Campo Charro. "No podemos dejar que la situación siga deteriorándose por las falsas expectativas creadas por una empresa especuladora que está haciendo un daño real y sin marcha atrás en el oeste de la provincia de Salamanca".