Stop Uranio reclama los informes a Berkeley para poder presentar las alegaciones oportunas

Stop Uranio ante la sede de la Confederación Hidrográfica del Duero. (Foto: David de Jesús)

El presidente de la Asociación Stop Uranio, José Luis Moreno, ha afirmado que desde el incio ha visto este proyecto como un absurdo y es incompatible con la rehabilitacion de los ecosistemas de río que está llevando a cabo la Confederacón Hidrográfica del Duero.

La pataforma Stop Urano ha requerido a Berkeley todos los informes para poder presentar alegaciones concretar con toda la información posible ante la Confederación, contra la solicitud de Berkeley de verter aguas contaminadas procedentes de la pretendida mina de uranio, planta de tratamiento y Cementerio de productos radiactivos de primera categoría, al río Yeltes y arroyos Caganchas, Santidad y Valdelamatanza, en los términos municipales de Retortillo y Villavieja de Yeltes.

 

El presidente de la Asociación Stop Uranio, José Luis Moreno, ha afirmado que desde el incio ha visto este proyecto como absurdo y ha recordado la noticia que dio el Consejo de Seguridad Nucluar no autorizando, en un principio, a la empresa a traer los residuos de otras minas satélites a la base del municipio de Retortillo.  

 

La Confederacion se está gastando dinero en recuperar los ecosistemas de rio y ahora también pretende dar alas a esta empresa que pretende hacer todo lo contrario al mantenimiento del ecosistema, según Moreno. Es paradógico que haya una reserva de la biosfera en Las Arribes del Duero y, a su vez, este tipo de empresas y minas nocivas. "Lo que queremos es que la gente se de cuenta de que esto es una mentira"

 

Desde Stop Uranio piensan que Berkeley quiere conseguir todos los permisos para venderle el proyecto a otra empresa del oeste asiático. El objetivo de la organización contraria a la mina es para el proceso para que el yacimiento y la explotación del uranio no lleguen nunca a  buen término en los municipios de Villavieja de Yeltes, Boada y Retortillo.

 

El proyecto ya ha pasado una primera fase de aprobación de impacto ambiental y varias fases administrativas, pero aún le queda un largo recorrido por las diferentes administraciones públicas hasta lograr tener todos los persmisos de explotación. 

Noticias relacionadas