Sospechas en la adjudicación de un contrato de 100.000 euros de la Usal al hijo de un miembro del Consejo Social

Pedro Díaz, presidente de Gruposa (Foto: Chema Díez)

La Universidad de Salamanca adjudica a la empresa del hijo del presidente de la comisión económico-financiera un cuantioso contrato para editar los manuales para las franquicias de español, un trabajo de 100.000 euros al que solo concurrió esta empresa.

El presidente de la comisión económico-financiera del Consejo Social, Pedro Díaz, no tuvo reparos en que la Usal adjudicara en pleno verano de 2013 un contrato a una empresa propiedad de uno de sus hijos a pesar de la posible colisión de intereses con su condición de consejero de la sociedad a la que iba destinado, ELE Usal. Una decisión que se tomó meses después de que el presidente de la empresa editora de La Gaceta accediera al Consejo Social de la Usal y nada más arrancar la actividad de la sociedad que gestiona el modelo de franquicias de enseñanza de español.

 

La decisión se remonta al verano de 2013, cuando la propia universidad saca a concurso un contrato para la edición, maquetación e impresión de los materiales de enseñanza de la Escuela de Lengua Española de la Universidad de Salamanca. Fue el 28 de junio de 2013, tan sólo diez días después de que esta sociedad comenzara su actividad. La licitación se publica en el Bocyl el 8 de julio.

 

Pedro Díaz, en una reunión del Consejo Social de la Universidad.

 

La adjudicación es por procedimiento abierto, el importe es de 100.000 euros (sin IVA) y la fecha límite para entregar propuestas es el 23 de julio. La oferta de AF Diseño y Comunicación, la empresa del hijo de Pedro Díaz, introduce una pequeña rebaja del precio, hasta 97.500 euros, a pesar de que uno de los criterios clave (38 puntos de 100) prima la oferta económica.

 

Esto no es impedimento porque es la única empresa que acude al concurso, con lo que su oferta económica, muy cercana al precio de partida, es suficiente. Fuentes consultadas por TRIBUNA consideran extraño que solo concurriera esta empresa a un contrato que se iba a resolver por procedimiento abierto, sin grandes requisitos técnicos y de una importante cuantía cuando cerca de una decena de empresas del sector pueden asumir este trabajo. También hay que tener en cuenta que la universidad tiene su propio departamento de publicaciones y ediciones: sacar a contratación este trabajo a empresas externas se ha interpretado a nivel interno como un desprecio al servicio y levanta sospechas de favorecer intereses particulares

 

El proceso se acelera y se abren los sobres con la única oferta los días 29 y 31 de julio, antes de las vacaciones, con lo que el proceso queda resuelto en una semana. La adjudicación se hace oficial el día 27 de agosto y el día 30 se firma el contrato; es habitual que en esas fechas la actividad administrativa de la Usal esté reducida al mínimo. El plazo de entrega establecido era de cinco semanas desde el día siguiente de la formalización del contrato. Los manuales, textos oficiales de la universidad para usar en las franquicias de la Usal, se presentaron en abril de 2014

 

 

UNA VINCULACIÓN LIMITADA POR EL CÓDIGO ÉTICO

 

La concesión de este contrato está precedida por la llegada de Pedro Díaz a los órganos de la Universidad de Salamanca. El 27 de julio de 2012 el empresario fue nombrado miembro del Consejo Social como representante propuesto por la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León. En la reunión constitutiva fue, además, nombrado presidente de la comisión económico-financiera de dicho órgano.

 

Como miembro del Consejo Social su participación está regulada por un código ético y de buen gobierno cuya elaboración fue decidida en mayo de 2013, antes de licitarse el contrato que se adjudicó AF Diseño y Comunicación, aunque el documento no fue aprobado hasta diciembre de 2013. Este código se aplica a todos los miembros del Consejo Social, también en su actuación en sociedades participadas por la universidad, como es el caso de ELE Usal. Se da la circunstancia de que, como miembro del consejo, Pedro Díaz es consejero de la sociedad de las franquicias desde que empezó sus operaciones en junio de 2013.

 

Artículos del código ético del Consejo Social relativos a los conflictos de intereses.

 

El citado código ético indica que los afectados deben actuar siempre con imparcialidad y también señala los criterios a seguir en caso de conflicto de intereses. Según el artículo 7.a, "no se valdrán de su posición para obtener ventajas personales o materiales, para sí o para personas o entidades vinculadas a ellos", siendo estos los cónyuges y familiares hasta cuarto grado de consanguinidad, y también las "sociedades o entidades en las que el miembro del Consejo Social, o cualquiera de las personas o entidades a él vinculadas, ejerza un cargo de administración o dirección". Además, el reglamento del consejo social, anterior a este código ético, ya establece numerosas limitaciones a la compatibilidad de actividades privadas con la presencia en este órgano. 

 

 

UNA SOCIEDAD SIN MÁS MOVIMIENTOS

 

Aunque no pasaron ni diez días de su puesta en marcha para que la universidad licitara un primer contrato para ella, la sociedad ELE Usal no ha tenido apenas más actividad en este aspecto: esta ha sido la única licitación que se ha abierto desde entonces. La cuantía del encargo, 97.500 euros, supone aproximadamente la mitad del presupuesto anual que maneja la sociedad, que ronda los 200.000 euros.

 

La sociedad cuenta oficialmente con un único trabajador y no tiene actividad relevante de contratación, sin contar este contrato para elaborar los manuales que fue adjudicado a los pocos meses de constituirse y que, aunque se licitó directamente desde el servicio de contratación y compras de la Usal, iba destinado a ELE Usal. La sociedad se ha centrado en el desarrollo de franquicias, de las que existen ya cuatro.