'SOS' en la apicultura por la caĂ­da de producciĂłn de miel y de polen

Los datos arrojan descensos de mĂĄs de un 60% de los rendimientos

La meteorologĂ­a y China, el gigante asiĂĄtico, han jugado una mala pasada a los apicultores de la provincia de Salamanca. En cuanto al primer aspecto, las lluvias y la irregularidad de los dĂ­as en la ĂŠpoca primaveral, e incluso en la actual, provocaron un caos en la producciĂłn de miel de primavera y polen en la provincia, con descensos del 70 por ciento en el primer caso y del 50 por ciento en el segundo, datos que no son referencia a una campaĂąa normal sino al pasado ejercicio, cuando las cifras de producciĂłn ya fueron bajas. De ahĂ­ la grave situaciĂłn por la que atraviesa el sector que le obliga a lanzar un SOS.

En el segundo caso, el de China, influye de una manera negativa porque los precios de importaciĂłn son la mitad de la venta en origen en la provincia de Salamanca, que ocupa el primer puesto en producciĂłn de miel y encabeza los primeros puestos en la lista de polen. Este hecho, unido a la necesidad de materia prima, hace que el consumo de miel procedente de China sea muy elevado, primero por necesidad, y segundo, por pagar el producto a mitad de precio, dejando sin opciĂłn de competir a los apicultores espaĂąoles.

De este modo, el valor de la miel asiĂĄtica ronda los 1,40 euros, mientras que la autĂłctona alcanza los 2,70 euros el kilogramo, "pero aunque el precio sea bueno, como no haya producciĂłn, estamos perdidos. De hecho, en nuestra cooperativa (Reina Kilama) tan solo han entrado dos camiones con miel de primavera, aunque aĂşn no hemos cerrado la campaĂąa productiva", seĂąala Santiago Canete, presidente dxe la cooperativa. El polen, por su parte, posee un valor que oscila entre los siete y ocho euros por kilogramo, con gran escasez.

Por tanto, el sector vive instalado en la preocupaciĂłn ante una campaĂąa nefasta en todos los ĂĄmbitos con una meteorologĂ­a que no ha acompaĂąado en ningĂşn momento y que ha lastrado las opciones de desarrollo del sector, con cifras muy bajas y que son una llamada de atenciĂłn al sector.

Mirando al futuro
Ante esta situaciĂłn, los apicultores de la provincia deben mirar ya a las mieles de roble y encina que se recolectarĂĄn despuĂŠs del verano, con el objeto de comprobar si los datos de producciĂłn mejoran y la pĂŠrdida es menor; asĂ­, mantienen una pequeĂąa esperanza pero las perspectivas, habiendo visto lo visto, no son demasiado halagĂźeĂąas.