Sorprenden a un menor de edad circulando a gran velocidad con un automóvil

Haciendo trompos. El chico fue perseguido por los agentes por varias calles hasta que lo detuvieron. En Burgos. Arrestan a un kamikaze salmantino
E. G.

La Policía Local sorprendió a un menor de 14 años llevando en sus manos el volante de un vehículo, que circulaba a gran velocidad y haciendo trompos, según informó el portavoz municipal.

Los hechos sucedieron en torno a las 21.00 horas de ayer, cuando los agentes municipales interceptaron a un vehículo, marca Ford Fiesta, circulando a gran velocidad y haciendo trompos por las calles. La sorpresa fue cuando los policías que seguían al vehículo se percataron de que el conductor era un niño, de 14 años de edad, al que no pudieron detener en un primer momento.

Según las citadas fuentes, el adolescente llegó a circular “a gran velocidad y haciendo trompos” por varias calles del barrio de El Zurguén, hasta que consiguieron darle alcance y detener al turismo en la calle Cargamancos.

El niño, cuya identidad no ha sido facilitada al tratarse de un menor, fue puesto a disposición de su hermana, que es la que tiene su custodia. Se le ha abierto un procedimiento por un delito contra la seguridad vial. También, el pasado domingo, agentes de la Policía Local tuvieron que actuar en el mismo barrio debido a que cuatro menores se encontraban en la avenida Virgen del Cueto lanzando piedras a los vehículos que circulaban por el lugar, llegando a provocar daños en la aleta delantera derecha de un turismo. El conductor de dicho vehículo salió detrás de los menores llegando a alcanzar a uno de ellos, de doce años, que fue entregado a su padre.

Por otro lado, en Lerma (Burgos), efectivos de la Guardia Civil detuvieron a un conductor enajenado, vecino de un municipio de Salamanca –la Subdelegación del Gobierno prefirió mantener en el anonimato el nombre de la localidad– que circuló en sentido contrario y terminó chocando frontalmente con otro turismo. El detenido, J.A.H.S., de 53 años causó inicialmente desperfectos en la barrera del peaje de la autopista, a la altura de Castañares y huyó del lugar a gran velocidad. Acto seguido, el individuo circuló en Lerma en sentido contrario a lo largo de un tramo en obras, hasta que finalmente colisionó de forma frontal con un vehículo que iba por su carril. Una vez detenido, los agentes comprobaron que el infractor estaba trastornado, por lo que fue trasladado por servicios médicos para un tratamiento especializado.