Sólo uno de cada 200 pensionistas salmantinos sigue trabajando después de la jubilación

Mayores en el parque de La Alamedilla.

Menos de 400 jubilados están cobrando el 50% de su pensión para asumir la jubilación activa: sólo 22 son mujeres.

Prolongar la vida laboral más allá de lo convencional, y que muchos jubilados sigan parcialmente enganchado al trabajo. Ese es uno de los escenarios de futuro del mercado laboral en España, además de salida al atolladero de las pensiones y de la viabilidad de la Seguridad Social. Sin embargo, mucho van a tener que cambiar las cosas para que eso funcione.

 

Los datos lo dejan claro. Los jubilados españoles no trabajan, y los salmantinos menos todavía. Según los datos facilitados por el Gobierno en una respuesta parlamentaria, sólo 381 personas de la provincia han optado por la jubilación parcial, la opción que permite compatibilizar el trabajo por cuenta propia o ajena con el cobro de la mitad de la pensión de jubilación. Estas 381 personas, la inmensa mayoría hombres, son sólo 1 de cada 200 titulares de pensiones en Salamanca: de los 79.995 titulares que había a finales de febrero, menos de 400 han optado por la jubilación activa. El caso de las mujeres es todavía más acentuado. De los 381 casos registrados en Salamanca, sólo 22 corresponden con mujeres.

 

La opción de prolongar la vida laboral no tiene éxito entre los jubilados salmantinos a pesar de las pensiones relativamente modestas que se cobran. De las 80.000 pensiones activas, el 37% son mínimas (más de 29.000) y su media ronda los 650 euros al mes. Más de 43.000 pensionistas salmantinos cobran menos del salario mínimo interprofesional y en total son 60.000 lo que no llegan a mileuristas con sus pensiones. Sólo 4.500 cobran por encima de los 2.000 euros al mes de pensión.