Sólo una persona ha conseguido alegar arraigo en Salamanca para evitar la expulsión

La solicitud de autorización de residencia por circunstancias excepcionales es una de las maneras de evitar una expulsión, pero de los siete casos registrados desde 2011 en Salamanca sólo uno ha prosperado.

Sólo una persona ha conseguido alegar arraigo laboral en Salamanca para conseguir esquivar un expediente de expulsión en Salamanca desde el año 2011. En total, son siete las solicitudes que ha habido al respecto desde entonces, sin que la subdelegación de Gobierno no haya concedido más que una. El único arraigo concedido data de 2012 y la última solicitud denegada fue en 2015.

 

Los inmigrantes que residen en España durante los tres últimos años tienen derecho a solicitar autorización de residencia por circunstancias excepcionales, la también conocida como residencia por arraigo. Para ello, tienen que demostrar que llevan viviendo en el país, al menos, tres años antes de la fecha de solicitud de autorización de residencia. Son claves para poder conseguir demostrar el arraigo presentar un contrato de trabajo y demostrar inserción social, por ejemplo, por la presencia de familiares que sí tienen regularizada la residencia en España. Además, junto a la solicitud de arraigo hay que presentar certificado de no tener antecedentes penales.

 

Los datos se conocen por la respuesta a una pregunta parlamentaria del diputado socialista por Salamanca, David Serrada, en la que pide conocer el número de personas extranjeras que tienen determinada orden de expulsión en la provincia de Salamanca y de las que han solicitado arraigo laboral, así como número de expedientes de arraigo laboral iniciados y concedidos en la Subdelegación de Gobierno de Salamanca, desde el año 2011.