Sinfonía de Perfumerías Avenida para ganar la Liga y conquistar su segundo 'triplete' consecutivo

Perfumerías Avenida se proclama campeón de la LigaDIA tras un gran partido en Girona (61-77) con Erika de Souza y Angel Robinson demostrando su poderío, Domínguez dirigiendo con inteligencia y Moss haciendo su partido del año. 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

SPAR CITYLIFT GIRONA (21+11+17+12): Nuria Martínez (10), Magali Mendi (10), Roso Buch (10), Shante Evans (8). Nadia Colhado (12) -cinco inicial-, Nicole Romeo (5), Astou Traore (7), Kristina Alminaite (0), María Conde (5). 

 

PERFUMERÍAS AVENIDA (18+26+20+13): Silvia Domínguez (9), Krisy Givens, Adaora Elonu (6), Erika de Souza (18), Angel Robinson (15) -cinco inicial-, María Asurmendi (4), Kim Mestdagh (0), Laura Gil (0), Laura Nicholls (4), Dandra Moss (17). 

 

ÁRBITROS: Lucas de Lucas, Caamaño Muñoz y Eva Arreste. Eliminaron por cinco faltas personales a Shante Evans. 

 

INCIDENCIAS: Segundo partido de la Final de la Liga Día Femenina de baloncesto disputado en el pabellón Fontajau de Girona. 

Al ritmo de la samba que baila Erika De Souza, como si tocara un vals al compás marcado por Silvia Domínguez junto a Elonu o Asurmendi, con Moss y su rap 'ra-ta-ta-ta', con el dinamismo propio del jazz marcado por Angel Robinson, puro rock and roll de la mano de las 'Lauras' o Givens y poniendo un toque de pop belga con Mestdagh... Perfumerías Avenida toca la gloria. 

 

Una sinfonía de campeonas dirigidas por la batuta del maestro de ceremonias Miguel Ángel Ortega de cuya mano este club se ha hecho más y más grande hasta alcanzar una nueva Liga Femenina y el que supone su segundo 'triplete' consecutivo. No es sencillo aunar 'generos' tan distintos como los que entonan las diferentes componentes del plantel azul pero si en el atril hay alguien que sabe tocar la tecla, se consigue. Un logro histórico en un deporte que a la vez que gana en profesionalismo gana en dureza y exigencia. 

 

Hacia años que la serie final llegaba a los tres partidos y aunque Avenida sabía que tenía la opción de volver a casa aun cuando perdiera, no quería repetir capítulos y buscó aprovechar su primera oportunidad tal y como ha afrontado casi todos los encuentros de esta temporada, como si fuera imperdonable perder.

 

Con 1-0 a favor se presentaba Perfumerías Avenida en Fontajau, una ventaja que mentalmente podía pesar a uno y otro equipo en función de como arrancara el segundo duelo. Era previsible cierta ansiedad de las locales que había que ver si el equipo salmantino sabía gestionar. Ortega puso de inicio en su quinteto a De Souza y Robinson que como cada vez que han estado juntas en el cinco en esta serie comenzaron imponiéndose. Por un lado su presencia se acrecienta cuando ganan la posición y, por otro, si el equipo se situaba bien abrían espacios que Elonu sabía aprovechar. La defensa de Girona no encontraba cómo frenar a esta tripleta y Avenida arrancaba muy bien en ataque y eso dabe seguridad a su juego atrás. 

 

Con dominio de rebote y esa fluidez adelante las de Ortega cogían una primera renta que obligaba a Suris a pedir tiempo muerto porque un 9-16 era peligroso. Lo que pedía Suris a las suyas es que se olvidaran de ganar en un minuto y que mejoraran sus prestaciones atrás. Aun pudo aumentar más su renta el equipo salmantino antes de que comenzaran a llegar las rotaciones. Y fue ahí cuando se sumaron varios factores que permitieron la reacción local. Perdió presencia el equipo salmantino en las dos zonas, apareció Conde en Girona y se atascó el ataque por una defensa local que no se veía casteagada con faltas que parecían evidentes. O Avenida se adaptaba a esa situación -porque a los colegiados no se les puede contrlar y el sino del equipo charro es verse más castigado que el rival-, o lo iba a pasra mal. Conde empató el duelo y Traoré puso por delante a Girona que acabó mandando el primer parcial, 21-18.

 

Un mensaje similar al que había dedicado Suris a las suyas fue el que utilizó Ortega en el intervalo entre cuartos. Por un lado defender, ir al rebote y, por otro, finalizar sistemas. 'Ayudar y ayudar' a las compañeras y lo cierto es que Avenida salió con otra cara y con la nueva rotación interior el partido dio un nuevo giro. La defensa de Girona se cerraba sobre ellas y, de repente, surgió el 'momento Moss'. La norteamericana no jugó ningún minuto en Salamanca por precaución pero no se quería perder su presencia en la final -no pudo jugar la Copa-, y demostrar la razón por la que exactamente vino a Salamanca. Con esos espacios sacó a relucir su faceta de 'killer' y sumó cuatro triples casi consecutivos gracias a los cuales Avenida no solo emparejó la situación sino que además comenzó a cobrar ventaja. 

 

Ortega la sentaba cuando estaba en racha y se lo explicaba sobre la misma banda porque si importantes eran sus puntos, para él lo es más darla un respiro y que el relevo pudiera mantener el nivel defensivo. 

 

Los puntos llegaban y además se dominaba atrás donde De Souza y Robinson se hacían enormes al rebote. La brasileña también hacia emerger su figura en la zona de Girona, enorme en el tiro y, por supuesto en lo que es mejor que nadie, en el posteo -7 de 7 en tiros de dos al descanso además de seis rebotes-. Doce puntos (32-44) al descanso sumaba a favor Perfumerías Avenida. Una ventaja importante pero no suficiente y lo sabía de sobra.

 

Jugar con paciencia, seguir defendiendo y buscar a sus puntos fuertes en el día era fundamental y la que estrenó el marcador en la reanudación fue Erika De Souza, a la que parecía que solo su físico podía llegar a frenar en algún momento del duelo. Girona tenía que forzar situaciones para anotar o echar mano del tiro libre -desde donde lanzaba mucho más que Avenida-, para seguir ahí aunque Avenida no bajaba y en ataque aparecían otras como Givens o Domínguez

 

Girona echaba el resto atrás consciente de que era entonces o nunca y Buch aprovechaba un par de acciones en la que los bloqueos pasaron por detrás para sumar. Con un parcial de 7-0 acercaba a las suyas (44-51) y Ortega pedía tiempo muerto porque no quería ver a Girona encima. Minutos de toma y daca, sin concesiones, porque parecía el momento definitivo. Un posible problema para Avenida es que se cargaba más de faltas y no tanto porque tuviera a alguna jugadora en riesgo sino porque favorecía sus viajes al tiro libre. Al menos la posibilidad de sumar. 

 

Moss, Mestdagh, Elonu, Gil y por delante de ellas, exultante Givens (Foto: FEB)

 

En una situación así tener a jugadoras como Silvia Domínguez es fundamental y la capitana en ese tramo final de cuarto apareció antes de irse al banquillo para sumar en dos ataques consecutivos y coger un rebote. Aportaciones para mantener la ventaja en esa frontera del +10 que sonreía a Avenida que además firmó un final de cuarto de esos que ya suenan. Balón para Nicholls que sobre la bocina y desde 6,75 puso el 49-64.

 

El último cuarto era el momento de aguantar la presión. Girona apretó lo que pudo, cargó muy bien el rebote intentando aprovechar el agotamiento de las de Avenida tras su enorme trabajo per tres canastas consecutivas de Robinson le empezaron a poner la puntilla a la final y al título. Una Liga conquistada a pulso del primer al último día, con mucho desgaste físico, con algún cambio en la plantilla, con solo un partido perdido... La sexta Liga ya está en Salamanca. 

Comentarios

Manu 29/04/2018 23:37 #4
Bueno pues tendremos 4 o 5 nuevas y el resto se quedan, a su, Erika, Silvia, elonou, Robinson y moss y el resto bay, bay., las Laura's, ni fu ni fa, la belga bien pero no fundamental, la gibens no se ni donde, ni porque se va, y no me olvido de nadie.
ciudadano 29/04/2018 23:08 #3
Otra vez como el jueves y eso que lo televisaban que no hacía falta ir allí y al principio pusieron el nombre de los tres
Tino 29/04/2018 21:22 #1
Ortega estaba cabreado, pero se queda seguro.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: