Silvia Domínguez va con todo a la 'Final Four': "Si en la eliminatoria de Girona hablaba de ir al 200 pues ahora pienso en jugar al 400"
Cyl dots mini

Silvia Domínguez va con todo a la 'Final Four': "Si en la eliminatoria de Girona hablaba de ir al 200 pues ahora pienso en jugar al 400"

Silvia Domínguez habla ante los medios con Hayes escuchando (Foto: Arai Santana)
Ver album

Silvia Domínguez se prepara para su séptima ‘Final Four’. Muchas veces había dicho que su sueño era regresar y no sabía si lo podría conseguir y ahora ya es una realidad. Llega “un poquito mejor, con un poco de tratamientos, pudiendo parar un poco, entrenando pero da igual porque esta semana aunque no estuviera bien, diría que estoy bien”, bromea.

 

¿Te lo acabas de creer?

Sí, justo desde el momento que acabó el partido ante Girona. Es verdad que desde que jugué la última siempre tenía ganas de jugar otra y es más especial jugarla con Avenida.

 

Las tres con Avenida han sido un poco inesperado porque no eran los objetivos sino más un reto o una ilusión

 

¿La más inesperada de todas las que llegaste a jugar con la primera?

Todos los años que he jugado Euroliga siempre pensaba ‘a ver si este año podemos’ y sí que cuando salió el sorteo pensé que iba a estar muy difícil. Cuando se convierte la Euroliga en burbujas ya cambia el asunto y empecé a creer mucho más. Es verdad que otras veces creí en ello y estuvimos a punto pero en las tres con Avenida han sido un poco inesperado porque no eran los objetivos sino más un reto o una ilusión y esta vez es lo mismo y queremos disfrutar de esto sin ponernos techo.

 

Ilusión y sin presión, sabiendo el trabajo que hemos hecho hasta aquí y el que tenemos que hacer para que el camino continúe.

 

¿Cómo ves al grupo ante una situación que es nueva para todas menos para ti?

Las veo como me veía a mí misma en 2009. El hecho de muchas decir, primer año que juego la Euroliga y me meto en la F4, otras que han jugado en otros equipos y es su primera vez y lo que veo es mucha ilusión. Tenía aquí a Andrea diciéndome que estaba nerviosa porque mañana nos íbamos. Ilusión y sin presión, sabiendo el trabajo que hemos hecho hasta aquí y el que tenemos que hacer para que el camino continúe.

 

Es baloncesto y creo que nos hemos ganado el derecho a que se nos tenga en cuenta.

 

Te pasa por la cabeza eso de voy a disfrutarla por si fuera la última…

Es lo que decía que llevaba unos cuantos años sin jugar una y piensas que a lo mejor no iba a haber más. Ahora que la tengo y tengo la oportunidad de jugarla pues si en la eliminatoria de Girona hablaba de jugar al 200 pues ahora pienso en jugar a 400 por cien. Hay tres equipos enfrente que son tres plantillas, que por presupuesto y por trayectoria, han estado en varias Final Four. Con jugadoras con mucha experiencia pero al final es baloncesto y creo que nos hemos ganado el derecho a que se nos tenga en cuenta.

 

¿Qué es has contado a tus compañeras o qué te han preguntado sobre lo que es una Final Four por dentro?

Tampoco hemos hablado mucho de experiencias pasadas porque son situaciones diferentes , quizás les hablé más cuando acabó la Copa de la situación porque no ganamos que también pasó en 2011 y lo que pasó después. No son equipos iguales porque esté es mucho más joven pero sí decir que hay cosas por delante para poder luchar. Al final mis otras F4 fueron con equipos que tenían como objetivo ganar y es diferente todo por la presión y lo que sientes. Si me tengo que ir a 2009 o 2011 les hablo de disfrutar de la experiencia, que es muy difícil llegar a esto y que lo aprecien.

 

¿Te recuerda en algo este equipo al de 2011?

Es distinto porque este es mucho más joven, en aquel había jugadoras como Snell, Lyttle, Erika, Anna Montañana que venían de jugar retos grandes y quizás lo que se comparte es la química que hay y el día a día es muy fácil y se trabaja muy bien en la pista. Esa es la semejanza.

 

Este año no lo esperaba porque hubo mucho cambio pero la dinámica ha sido tan buena que ahora todo el mundo abraza esta oportunidad.

 

¿Está Silvia nerviosa?

No tengo nervios, tengo ganas. Creo que desde que volví jugando Euroliga es un poco a nivel individual un premio a estos cinco años en los que siempre quería un proyecto ambicioso a nivel de Euroliga. Este año no lo esperaba porque hubo mucho cambio pero la dinámica ha sido tan buena que ahora todo el mundo abraza esta oportunidad.

 

¿Qué es lo que más te gusta o te llama la atención de Sopron?

Tienen un quinteto bastante potente. Todos conoceis a Milo, muchas a un nivel espectacular y son jugadoras que están dando una intensidad brutal y sabemos que tenemos que ser agresivas y jugar a un nivel muy alto.