Silvia Clemente defiende el "buen uso" de la autonomía que ha realizado Castilla y León para convertirse en "ejemplo"

Silvia Clemente, presidenta de las Cortes de Castilla y León. SERGIO SANZ

La presidenta de las Cortes aseguró que otros territorios han pedido colaboración para extender el modelo castellanoleonés, en la celebración del 35 aniversario del Estatuto.

La presidenta de las Cortes de Castilla y León, Silvia Clemente, ha reivindicado este lunes el éxito en el desarrollo de los servicios públicos como criterio de mejora en la obtención de fondos económicos para premiar a las comunidades que mejor lo hacen.

 

Este es uno de los principales mensajes que ha trasladado la presidenta de las Cortes en su discurso institucional con motivo de la celebración del 35 aniversario del Estatuto de Autonomía de Castilla y León en el que ha defendido el "buen uso" de la autonomía que ha realizado esta Comunidad que se ha convertido de "ejemplo" para otros territorios que piden colaboración para extender el modelo castellanoleonés.

 

La presidenta ha recordado que, a pesar de que Castilla y León fue la última autonomía en constituirse "o precisamente por eso" ha contribuido y sigue contribuyendo "de modo decisivo" a la articulación territorial de España con un ejemplo de sometimiento a la legalidad y al Estado de Derecho de modo que las propuestas minoritarias que abogan por alterar el marco territorial de la Comunidad lo hacen dentro del marco constitucional vigente, a diferencia de lo que ocurre en otras comunidades que no han dudado al quebrar las reglas del Estado de Derecho para lograr el objetivo de la independencia, según sus palabras.

 

En este sentido, ha reafirmado que el Estatuto de Autonomía de Castilla y León representa la decisión política más trascendente de la reciente historia y un hito también muy relevante en la historia de España "al expresar la legítima ambición de construir un modelo de convivencia y de progreso para todos los castellanoleoneses en el marco común de integración que es la España de las autonomías" por lo que ha reivindicado el Estatuto como "marco de democracia, de convivencia y de libertad".

 

Clemente ha trasladado un "positivo" balance del periodo de autonomía de Castilla y León por su contribución al progreso y al bienestar de los castellanoleoneses que ha basado en el valor fundamental del acuerdo, de la negociación y del pacto para recordar que el consenso es un "principio de Comunidad" que se extiende al ámbito institucional, social y político y que se ha convertido en "modelo y referencia" para otras comunidades.

 

En este sentido, ha hecho un llamamiento para que el consenso y el espíritu de concordia que presidió la aprobación del Estatuto en 1983 sea un "instrumento eficaz" para mejorar la prestación de los servicios básicos en Castilla y León y optimizar entre todos los resultados que blindar tener una autonomía para tomar decisiones en los grandes servicios de Castilla y León con la vista puesta en los más vulnerables.

 

Clemente ha repasado a este respecto las principales leyes que han contribuido al bienestar y al progreso social de los castellanoleoneses como la que ha permitido la creación de una Red de Protección a las Familias de Castilla y León, avanzar en la Igualdad de Oportunidades de las personas con discapacidad, establecer una Renta Garantizada de Ciudadanía o promover la integración de los inmigrantes en la sociedad de Castilla y León, "entre otras importantes conquistas sociales".

 

La presidenta de las Cortes ha destacado la conmemoración del 35 aniversario del Estatuto de Autonomía de Castilla y León junto al 40 aniversario de la Constitución Española para valorar "más si cabe" el régimen de derechos y libertades construido y reforzado entre todos en estos años y ha abogado por transmitir los valores democráticos a las futuras generaciones a través de la educación y de otras actividades, como las organizadas por las Cortes en este 35 cumpleaños de la norma fundamental de Castilla y León.

 

"Queremos hacer de esta conmemoración un proyecto de futuro y conservar la ambición de seguir avanzando como sociedad para construir la mejor Castilla y León posible, considerando que el Estatuto debe seguir siendo nuestro punto de encuentro para seguir impulsando su capacidad transformadora", ha sentenciado la presidenta que no ha dudado al reconocer que ese futuro está representado en las personas, "las verdaderas protagonistas del proyecto colectivo que hoy es Castilla y León".

 

En esa reivindicación del papel que juegan los castellanoleoneses, la presidenta de las Cortes ha aprovechado su intervención institucional para destacar los avances conseguidos en la igualdad entre hombres y mujeres a través de una mayor participación de la mujer en la política con una especial atención a la presencia de féminas en el Parlamento que ella misma preside como reflejo de lo alcanzado en los diferentes ámbitos de la sociedad donde la mujer tiene "cada vez un mayor protagonismo económico, social, laboral y cultural".

 

Según ha recordado a modo de ejemplo, en 1983 las Cortes de Castilla y León estrenaron su primera legislatura con sólo dos mujeres elegidas como procuradoras de una Cámara formada por 84 procuradores mientras que 35 años después hay 34 procuradoras de 84. "Esto significa un gran avance para el progreso social de Castilla y León y visibiliza el cambio que ha experimentado nuestra sociedad y los logros alcanzados también en materia de igualdad", ha insistido.

Noticias relacionadas